Inicio Ideas de Negocios 10 consejos para crear un producto innovador

10 consejos para crear un producto innovador

Compartir
Un producto innovador es el inicio de un gran negocio. (Foto: Ruslan Grumble / Shutterstock)

A veces nos preguntamos cómo es que ese gran empresario multimillonario que no supera ni siquiera los 40 años pudo tener tanto éxito. No es cuestión de suerte ni tampoco hay que tener una fórmula mágica y secreta de los negocios. Lo primero que hay que hacer es crear un producto, idea o modelo innovador y revolucionario. El resto es historia. ¿Cómo hacerlo? Sigue estos pasos.

  1. Piensa en los PROBLEMAS: No pienses en crear la próxima red social Facebook, o la siguiente pasta dental, o el siguiente UBER mejorado. No pienses en la siguiente gran cosa, sino en el un GRAN PROBLEMA. ¿Qué problema tiene una persona? Por ejemplo, la multimillonaria empresa de alquiler de casas, Airbnb, nació porque sus fundadores estaban endeudados hasta el cuello y querían alquilar su departamento para ganar dinero.
  1. Segmenta tu mercado: Luego de pensar en la solución al problema y crear un producto o servicio a partir de allí, reduce tu mercado. Recuerda que mientras más pequeño tu mercado inicial, mayor control tendrás. Facebook era solo para Harvart, GoPro era para surfistas, Uber era para empleados de empresas de tecnología, Airbnb era solo para sus fundadores, etc. Inicialmente, el mercado tiene que ser pequeño.
  1. Ponte en el lugar del cliente: Antes de realizar encuestas y estudios de mercado para encontrar un problema o un nicho, pregúntate a ti mismo qué es lo que te falta. Sí encuentras una solución a algo que tú tienes, no dudes que hay más personas con el mismo problema que tú y que pagarían por esa solución.
  1. Asegura tu inversión: Antes de emocionarte e invertir al inicio, asegura que tu nicho de mercado es el correcto. Una vez planteado el problema, la solución, el producto y el servicio, procede recién a realizar una encuesta y el estudio. Si todo es positivo, inicia la inversión.
  1. Piensa quién será tu socio con la cabeza fría: El amor por tu compadre o comadre podría ser un grave error. A veces pensamos que porque dicha persona nos ayudó a pensar en la idea en una noche, ya debe ser el gerente de finanzas de tu empresa. Piensa con cabeza fría esto puesto que un socio es algo para toda la vida.
  1. El cliente no es lo más importante, por ahora: Para conseguir clientes, primero debes tener un excelente producto; y para ello, un excelente trabajo y equipo. Por ahora dale mucho más importancia a la producción.
  1. Transforma en aliados a tus proveedores: Haz que sean parte de tu empresa. Paga a tiempo y paga lo necesario. Luego de haber “inventado” el producto o servicio, la calidad de tu negocio dependerá también de tus proveedores.
  1. Competencia: Como dice el dicho, “no hay que inventar la pólvora”. Es decir, quizá ya haya alguna empresa no igual, pero sí parecida, haciendo lo que tú haces u ofreciendo un producto similar. Estúdiala, investiga y analiza a cada empresa que funciona como competencia, directa o indirecta.
  1. Registra tu marca: Ten cuidado, que luego sería demasiado tarde. Invierte tiempo y dinero registrando la propiedad intelectual de tu creación. Dale el valor que requiere e infórmate sobre cualquier proceso o registro que haga falta.