Inicio Gestión y Liderazgo 10 factores para predecir el éxito o fracaso de tu negocio

10 factores para predecir el éxito o fracaso de tu negocio

Compartir
El éxito o fracaso de tu negocio dependerá de cómo lo desarrolles. (Foto: shutterstock)

No existe fórmula alguna en el mundo empresarial para afirmar con ciencia cierta qué sucederá, durante el tiempo, en un negocio. Sin embargo, hay una serie de factores que pueden revelarte hacia dónde se está dirigiendo tu emprendimiento. A continuación te decimos cuáles son los 10 factores que determinarán si tu negocio tendrá éxito o no.

LEE MÁS: Los 8 secretos del éxito empresarial

1. Presencia de un líder irrefutable

Un líder incapaz de escuchar a los demás, es uno de los mayores problemas de cualquier empresa. Incluso pueden ser personas que van por la vida como visionarios, se muestran empáticos y carismáticos, pero lo único cierto es que terminarán convirtiéndose en un problema para el crecimiento de la empresa.

2. Directivos bien enfocados

La cualidad más importante que debe tener un directivo es la capacidad de priorizar las tareas dentro de la empresa, y otorgarle mayor importancia a aquellas que la hacen avanzar.

3. Atención con los gastos

Es importante que durante la primera etapa de tu emprendimiento, sobre todo, tengas mucho cuidado en el control de tus finanzas, y priorices los gastos necesarios.

4. Empresas de enanos o de gigantes

Si cada nuevo trabajador de una empresa es más ‘alto’ que la persona que le contrató, con el tiempo será una empresa de ‘gigantes’. A menudo las personas mediocres o inseguras se rodean de personal poco brillante para sentirse mejor, y ese es uno de los mayores peligros de una organización. Ofrece la libertad necesaria para que la gente con talento se pueda desarrollar profesionalmente en tu empresa.

5. Ubicación

Uno de los secretos del éxito es dar con la ubicación correcta para nuestro negocio. Ubícate lo más cerca posible a tus clientes (y también a tus proveedores) para sacar ventaja desde el primer día del negocio. Eso sí: una buena ubicación no te asegura el éxito, pero sí te aleja considerablemente del fracaso.

6. Enfrentarse a errores

Si tu empresa inicia su camino con recursos suficientes, la mitad del trabajo está hecho, porque podrás equivocarte y rectificar, un lujo al alcance de pocos. Esto tiene una cara oscura: si sabes que puedes equivocarte sin consecuencias, probablemente cometas muchos más errores. Da igual el dinero que tengas: gestiónalo como si fueras pobre, y llegarás a ser más rico.

LEE MÁS: Los 10 errores que no debe cometer un emprendedor

7. Escucha a quienes saben

Emprender un negocio no es tarea sencilla, sobretodo si se trata de tu primer negocio. El proceso de aprendizaje es duro y toma tiempo, por ello lo mejor que puedes hacer es juntar un equipo que sea capaz de volcar sus experiencias previas en esta nueva empresa. Rodéate de personas con experiencia, e incluso si no son parte de tu empresa, escucha a aquellos que ya recorrieron el mismo camino que tú.

8. Compromiso

Si a tu equipo parece no afectarle el futuro del proyecto, entonces empezamos mal. Necesitas saber que si algo pasa, podrás contar con ellos a cualquier hora, cualquier día, y que siempre harán lo necesario para dejar las cosas listas.

9. Equipos de alto rendimiento.

Crear entornos de trabajo de alto rendimiento es una de las tareas más importantes de una empresa. Esto es fácil de detectar: si ves que la gente disfruta con su trabajo y se cumplen plazos, todo va como debe. Si ves caras largas, excusas con las entregas, y la gente no colabora, hay un ambiente tóxico que terminará pasando una cara factura a la organización.

10. Un verdadero líder

Solo hay una cosa peor que una organización con un mal líder: una organización sin líder. Es fundamental que haya una persona tirando del carro, animando, dando ejemplo, marcando una dirección a la organización. Si hay ausencia de liderazgo, o el jefe no está nunca, o es un mal jefe, la organización funcionará peor, todo será más difícil, se perderá talento y habrá más costes.

LEE MÁS: 5 claves para liderar (con éxito) equipos en una empresa