Inicio Gestión y Liderazgo 10 habilidades que necesitas para subir de puesto

10 habilidades que necesitas para subir de puesto

Compartir

Si tienes buenas ideas para mejorar las cosas en tu trabajo diario, el próximo ascenso puede ser tuyo. Asegúrate de desarrollar las competencias de un buen jefe.

La mayoría de nosotros hemos pensado que las cosas podrían hacerse mejor, que nuestros superiores cometen muchos errores, y que son responsables, en gran medida de los obstáculos que enfrentamos en el trabajo diario. Es sencillo pensar qué haríamos nosotros si estuviéramos en sus zapatos, pero ¿realmente hemos desarrollado las habilidades necesarias para convertirnos en líderes en el futuro?

1. Asume tu responsabilidad

Un líder es responsable de su equipo, de los resultados, de repartir el trabajo, de supervisar el desempeño de los demás, entre otras tareas.

A menudo se dice que un puesto de mayor jerarquía siempre implica mayor responsabilidad. Asumirla significa que respondes por el trabajo y por los resultados, sean buenos o malos. No es válido decir: ‘yo no sabía’ ‘no me informaron’ ‘x persona no hizo su trabajo’ estas y otras frases que evaden la responsabilidad están prohibidas para un verdadero líder.

2. Sal de tu zona de confort

Para alcanzar un alto nivel de liderazgo es necesario tomar riesgos y probar caminos nuevos. Ningún gran líder se ha caracterizado por utilizar siempre la misma fórmula.

No necesitas ser jefe para aprender a tomar riesgos, inicia hoy aceptando ese proyecto que nadie quiere tomar o aprendiendo una tarea que implica dificultad y reto.

3. Hechos, no palabras

Cuando estamos con otros colegas es fácil hablar de las fallas y decir qué haríamos diferente y cómo lo haríamos. Sin embargo, no sirve de mucho si no tomamos la iniciativa de proponer una nueva idea.

A menudo nuestro argumento es que las cosas no cambian, que no vale la pena el esfuerzo o que nadie nos escucha. La pregunta es ¿cuántas veces lo hemos intentado? La próxima vez que tengas una mejor idea para resolver un problema ¡comunícala!

4. No esperes retroalimentación ¡pídela!

Deja de esperar que tu superior se acerque para darte un informe detallado de cómo le parece tu desempeño. Tampoco esperes los periodos de evaluación –en caso de que los haya en tu empresa- para pedir retroalimentación.

Un líder efectivo no le teme a la crítica, la ve como una oportunidad de aprender. Tomar en cuenta la opinión de otros no solo te ayuda a mejorar, también te prepara para crear mejores ambientes de trabajo en el futuro.

5. Prepárate

Para dirigir a un grupo de trabajo es necesario conocer la operación de tu industria y actualizarse constantemente, si aspiras a un puesto de mayor responsabilidad en el futuro, la capacitación continua debe ser una de tus prioridades.

Puedes aprender cosas nuevas dentro de tu oficina, acercándote a otros departamentos o realizando tareas nuevas. También puedes buscar el conocimiento fuera de tu trabajo, invirtiendo en tu formación profesional.

6. Levanta la mano

Tener iniciativa es una de las cualidades que definen a un líder. Identifica las áreas en las que tu trabajo puede ser útil o hacer la diferencia y ‘levanta la mano’ para proponer un nuevo proyecto o hacerte cargo uno que esté en el olvido.

Ofrécete como voluntario para colaborar con otro departamento y ‘dar un plus’. Esto puede significar algunas horas de trabajo extra, pero también es una oportunidad de conocer la operación de otros departamentos, establecer relaciones útiles con tus compañeros de trabajo y desarrollar nuevas habilidades.

7. Practica la comunicación efectiva

Para ser un buen líder hay que saber comunicarse, tener una buena actitud y establecer relaciones positivas. Haz preguntas, comparte información útil, inicia conversaciones y sé cordial.

La buena comunicación está asociada con la inteligencia emocional, que permite regular nuestras emociones y mejorar nuestras habilidades sociales. Si además de ser una persona capaz, demuestras que puedes comunicarte de manera efectiva con otros, tendrás mucho a tu favor para lograr un ascenso.

8. Cuida tu imagen

Tu apariencia debe ser consistente con la persona que eres: responsable, disciplinada, creativa, innovadora, segura, etc.

No se trata de vestir para impresionar, sino de vestir para influenciar, para ser tomado en serio y generar confianza. Haz que tu apariencia comunique los atributos positivos que posees.

9. Ejercita tu disciplina

Un rasgo que comparten muchos líderes exitosos es la disciplina. De nada sirven los conocimientos y el talento si no eres capaz de enfocarte en proyectos concretos ¡y terminarlos!

10. Muestra humildad

Las personas más talentosas y exitosas no se sobrevaloran. Son capaces de admitir un error y entender los errores de otros. Sin duda buscarán la excelencia y tratarán de inspirar a su equipo para alcanzarla.

La humildad está asociada con una mente flexible y abierta al cambio, dispuesta a escuchar y a aprender todo el tiempo.

Fuente: Alto Nivel