Inicio Gestión y Liderazgo 4 distracciones que debes evitar para emprender con éxito

4 distracciones que debes evitar para emprender con éxito

Compartir

Ser un emprendedor es sinónimo de libertad, pero la pregunta ahora es… ¿Qué haces con esa libertad? Gestiona tu tiempo adecuadamente y descubre cuáles son las principales distracciones que debes evitar.

Ya no tienes un jefe qué te diga qué hacer y cuando, por lo que has dado con el trabajo soñado, ¿cierto? Por ello es importante que aprendas a manejar tus tiempos y, en vez de usar tu libertad para mirar los pajaritos por la ventana, realmente avances con tus proyectos.

Te puede interesar: El método cadena de Jerry Seinfeld para crear hábitos

Para ello es importante que evites estas cuatro distracciones:

1. Diversificar demasiado tu negocio

Según economistas expertos, la clave del éxito de una gran compañía está en la diversificación. Y es cierto que vender diferentes productos puede ser una excelente manera de hacer crecer un negocio, pero no es la decisión más inteligente si no cuentan con un numeroso equipo humano y técnico.

Céntrate en qué productos y servicios son los que te dan mayores beneficios, o un margen de rentabilidad mejor respecto al coste, y promociónalos sin descanso. Debes apostar por ellos a muerte, y aunque tengas un ojo puesto en los mercados, no intentes subirte también al carro de la última tendencia.

2. Usar los descansos como excusa

Es importante que tomes un descanso de diez minutos por cada hora de trabajo, pero esto no se puede convertir en una excusa para ir a la tienda de la esquina, comerte un helado, tomarte dos cafés y planificar tus vacaciones revisando reseñas en diversas páginas web. Si vas a pasar 8 horas al día en la oficina, haz que valgan la pena y no termines llevando trabajo a casa.

Te puede interesar: Rendimiento laboral: ¿Por qué las nueve de la mañana es la hora más importante del día?

3. Dejar todo para el final

Planifica tu tiempo. No importa si es hora de hacer tareas poco agradables, como llamar a un cliente enojado: ahora tú eres responsable de que las tareas se cumplan y lo hagan en el tiempo correcto. No esperes a última hora, cuando todos los problemas estén a punto de explotar y actúa a tiempo.

4. Tus amigos

Tus amigos están felices por ti, orgullosos de la decisión que has tomado, pero a veces se les olvida que, ahora que eres independiente, todavía tienes obligaciones que cumplir. Te llaman por teléfono, pasan a visitarte sin previo aviso, te escriben sin parar por WhatsApp y no dejan de etiquetarte en publicaciones de Facebook. ¿Te suena familiar?

Recuérdale a tus amigos que tu trabajo es tan importante como otro, y que eres responsable de multitud de tareas, por lo que un “hablamos luego” a tiempo te resolverá multitud de situaciones.