Inicio Mejora tus finanzas 4 tips sobre las deudas en el mundo de las finanzas

4 tips sobre las deudas en el mundo de las finanzas

Compartir

En el mundo de las finanzas también surgen los endeudamientos y existen algunos términos con lo que sabemos que no te encuentras muy familiarizado, o algunos problemas que no sabes cómo resolver. Es por ello que te dejaremos 4 tips sobre este inusual tema.

1. ¿Existe la estructura óptima de capital? ¿Cuál es o cómo se calcula?

No existe una estructura óptima de capital. La estructura de capital es una variable que depende de las querencias de la alta dirección y tiene muchas implicaciones para la empresa: para su funcionamiento ordinario, para su crecimiento, para su capacidad de gestionar riesgos y crisis, y para su supervivencia. Si por estructura óptima se entiende aquella que produce un mínimo WACC, entonces la mayoría de las empresas (con tipos de interés como los actuales) tienen una estructura óptima con un pasivo compuesto por más de un 99% (a valor contable) de deuda

2. El apalancamiento financiero (el endeudamiento),  ¿influye en el free cash flow, en el cash  flow disponible para las acciones, en el crecimiento de la empresa y en el valor de las acciones?

El endeudamiento no influye en el free cash flow porque este, por definición, es el flujo para las acciones si la empresa no tuviera deuda. Sin embargo, el endeudamiento sí influye en el flujo para las acciones. También afecta a la capitalización y al valor de las acciones. Si una empresa aumenta su endeudamiento, disminuye su capitalización y, normalmente, aumenta el precio por acción.

3. ¿Coincide siempre el valor contable de la deuda con su valor de mercado?

No. Ejemplos: deuda a largo con interés fijo superior o inferior al tipo actual de mercado; deuda bonificada; deuda conseguida por una empresa con dificultades serias…

4. Lo razonable es financiar el activo circulante (cuentas a cobrar, inventarios…) con deuda a corto plazo y los activos fijos con deuda a largo plazo.

No. Lo razonable es financiar las necesidades permanentes de financiación (ya se deban al activo circulante o al activo fijo) con deuda a largo plazo y las necesidades temporales de financiación con deuda a corto plazo.