Inicio Gestión y Liderazgo 5 claves para tener una pyme sostenible

5 claves para tener una pyme sostenible

Compartir

Gestionar una “pyme verde” no solo te ayudará a poner tu granito de arena en el cuidado de nuestro planeta, sino que también creará una imagen diferente para tu empresa. Sigue estos consejos para transformar tu compañía en una pyme sostenible.

La sustentabilidad se ha convertido en un tema prioritario para muchas empresas en el mundo. No se trata de una simple moda sino de un nuevo modelo de gestión que permite no solo contribuir con el cuidado de nuestro planeta sino también reducir costos y hacer más competitiva a tu empresa.

No se trata de un tema que pueda ser aplicado solo por las grandes empresas, sino que ellas son el ejemplo a seguir para las pyme. De hecho, las grandes empresas están requiriendo a las pyme para que implementen programas de responsabilidad corporativa y gestión medio ambiental, que establezcan metas, midan su desempeño y hagan públicos sus resultados.

Esta es una oportunidad para que las pyme innoven en los negocios ya que, a diferencia de las grandes empresas, las pyme tienen la oportunidad de hacer cambios en la gestión sin necesidad de grandes modificaciones en el proceso ni de costosos procesos. Además, estas mejoras pueden ayudar a generar ahorros económicos. Algunas claves para crear prácticas sustentables en tu pyme son:

1. Mide los consumos

El primer paso es medir los niveles de consumo de agua, energía y generación de residuos de la empresa. Revisa las facturas para ver si hay desviaciones en el consumo de agua y energía eléctrico que puedan ser solucionados. En cuanto a la generación de residuos, mide el nivel para conocer cuánto de la materia prima no se transformó en producto, lo cual te ayudará a optimizar el proceso de producción y reducir los niveles de residuos y de capital desechado.

2. Revisa los procesos y las áreas de mayores consumos

Recorre las instalaciones de la empresa e identifica las áreas que consumen mayores recursos. Así podrás determinar en qué parte del proceso se está realizado un gasto innecesario o se están generando residuos de más.

3. Establece medidas

Junto a tu equipo identifiquen las oportunidades que existen para generar ahorro. Elaboren una lista con proyectos y denle prioridad a aquellas opcciones que no requieren de inversión. Por ejemplo, pueden empezar con pequeñas charlas para inculcar a los empleados la cultura del ahorro de energía.

4. Implementa y mide los resultados

Una vez elegidos los proyectos, implementalos y asegúrate de medir los resultados para confirmar los niveles de ahorro. De esta manera podrán analizar que tan rentable resulta cada proyecto.

5. Usa los ahorros para proyectos de mayor impacto

Si los proyectos de baja o nula inversión permitieron generar ahorros, usa dicho dinero para financiar proyectos con un mayor impacto ambiental y económico. Por ejemplo, una empresa mexicana cambió el techo de sus instalaciones para crear espacios mejor iluminados durante el día y así reducir su consumo de luz artificial. Posteriormente instalaron celdas fotovoltaicas para generar su propia electricidad.