Inicio Mejora tus finanzas 5 consejos si tu negocio está al borde de la quiebra

5 consejos si tu negocio está al borde de la quiebra

Compartir

La peor pesadilla de un empresario es ver a su negocio a punto de entrar en quiebra. Para un emprendedor, es como ver caer a un hijo o a un hermano. Por eso, situaciones difíciles necesitan soluciones inteligentes y actitudes positivas. Te damos algunos consejos que te servirán para superar este momento.

  1. Evaluar al 100% la situación: Un examen a la compañía es un poco complicado para algunos emprendedores. Se trata de evaluar los ingresos reales, las cuentas por cobrar, los activos realizables (vehículos, inmuebles, etc.) que no estén en uso, las deudas (documentos por pagar, proveedores, préstamos, hipotecas, etc.) y gastos. Haz un balance de la situación en general, esta información será vital.
  1. La reunión decisiva: Luego de tener los datos exactos de la situación financiera, prosigue a reunirte con los trabajadores, gerentes o socios que conozcan el funcionamiento de la empresa. De estas reuniones saldrán a flote las ideas para levantar a la compañía, tales como las renegociaciones de deudas a corto plazo, de tiempos de pago a los proveedores, reducir los gastos del mes que no consideren importantes, reducción de gastos básicos y hasta la venta de inmobiliaria, como PC, muebles u otros equipos.

Así, lo primero es reducir los gastos de la empresa; luego, los gastos que afecten al personal (a quienes también debes comunicar la situación de la empresa y los cambios que se generarán por el bien común).

  1. Actitud positiva: No dejes que el estado actual de tu empresa te afecte considerablemente. Tú eres el jefe y sin ti los demás no continuarían. Si no eres tú, otros tampoco mantendrán a flote a la empresa. Mantén una actitud positiva y piensa en que muchos otros han logrado sacar de la quiebra a las suyas.
  1. Estudia más a tu cliente y elabora una nueva estrategia: Si tu empresa es del rubro de ventas o servicios, realiza un rediseño de estrategia y estudia mejor a tus clientes, identifica qué es lo que hicieron mal anteriormente, qué es lo que no funcionó y qué cambios necesitan.
  1. Dar a conocer a la empresa: Si lograste salir a flote, de nada sirve si la gente no conoce el cambio en tu compañía, que refleja una nueva estrategia y que ahora es mejor que antes. Tu negocio acaba de renacer, no lo dejes caer nuevamente.