Inicio Gestión y Liderazgo 8 claves para evitar que una startup fracase

8 claves para evitar que una startup fracase

Compartir

Todo nuevo emprendimiento tiene que enfrentarse al fracaso. Si bien es una realidad que tienes que saber encarar, hay maneras de evitar que una startup fracase apenas haya iniciado.

Son muchas las causas que llevan a la desaparición de nuevas empresas: saturación, elevada competencia del mercado y desconocimiento del cliente son algunos de los problemas. Para evitar caer en estos errores, te entregamos una serie de pautas que se deben tener en cuenta para impedir que una startup fracase en sus inicios:

1. Analiza el mercado

Identifica las necesidades y problemas reales de los clientes (no solo qué dicen). Solo así podrás generar un producto con valor diferencial y competitivo que te permitirá hacerte un hueco en el mercado.

2. Rodéate de un buen equipo

La clave del éxito de una startup es disponer de un equipo comprometido con el éxito del proyecto, balanceado en cuanto a sus habilidades y conocimientos e idealmente con experiencia en el mercado donde van a trabajar.

3. No gastes más de lo que tienes

Aumentar el gasto demasiado rápido sin haber validado el modelo de negocio es una de las formas más sencillas de fracasar en tu iniciativa empresarial. Todo dinero debe ser gastado con un sentido de negocio, al principio para aprender de los clientes, y una vez el negocio empiece a crecer, para hacer que vuele más alto.

4. Ten en cuenta a la competencia pero no te obsesiones

Es  importante valorar las características de la competencia y ser consciente de sus fortalezas y debilidades. Pero cuidado con obsesionarse ya que quien debe guiar los movimientos de tu empresa son tus clientes, no tus competidores.

5. Habla con tus clientes

No hay nada peor que desperdiciar tu tiempo construyendo algo que nadie quiere. Sal de tu oficina y aprende de tus clientes, no sólo preguntándoles sino también observándoles y comprendiendo cómo resuelven los problemas que pretendes solucionar tú.

6. Haz que te conozcan

La gran mayoría de negocios no fracasan porque no se haya creado un buen producto, sino por que no hay clientes que lo usen. Diseña una buena estrategia marketing y comunicación para hacer que tus clientes te conozcan y entiendan las ventajas de utilizar tu producto.

7. Rodéate de buenos consejeros

Vale que es tu negocio pero no está de más que te dejes aconsejar por aquellos que saben. A menudo los árboles no te dejarán ver el bosque, así que nada mejor que rodearte de gente con experiencia y que pueda darte un punto de vista diferente como otros fundadores que ya hayan pasado por donde tu estás, o incluso inversores.

8. Da un paso adelante

Cuando el negocio parece quedarse estancado es el momento de cuestionarse cómo estamos haciendo las cosas y, si es necesario, busca nuevas perspectivas. A veces se trata de cambiar quiénes son tus clientes, a veces es la forma de captarlos o el valor que entrega tu producto… pero pocas veces es que tu servicio o producto aún no tenga suficientes características.

Si a pesar de todo lo anterior finalmente la startup no sobrevive, es importante asumir el fracaso y no eternizar la agonía. Pero sobre todo, es clave entenderlo como una experiencia de aprendizaje que nos ha enriquecido como personas y nos ayudará a mejorar las probabilidades de éxito de un futuro proyecto empresarial.

Vía: El Economista