Inicio Ideas de Negocios Caritas pintadas, un negocio rentable y muy divertido

Caritas pintadas, un negocio rentable y muy divertido

Compartir
caritas pintadas negocio

Una fiesta infantil, un paseo de fin de semana, una actuación escolar o por simple deseo de complacerlos. Cualquier ocasión es ideal para alegrar el día a nuestros niños con una divertida sesión de caritas pintadas. Convierte tus habilidades para el trabajo con niños en una excelente idea de negocios.

Con unas cuantas dotes artísticas y un gran capital de paciencia, ya tienes lo necesario para empezar con el negocio de caritas pintadas. La inversión es mínima, puesto que tu principal material de trabajo serán las pinturas y tu creatividad.

Si bien no se trata de muchos materiales, sí se trata de una inversión con la que tendrás que ser muy cuidadoso. Al tratarse de elementos que tendrán contacto directo con la piel de los niños, es importante que uses pintura para la cara aprobada y que cumpla con las correspondientes medidas sanitarias, para que así no causes ningún tipo de daño a las personas, como salpullidos, reacciones alérgicas, etc.

Como ya señalamos, no será necesaria una gran inversión. Para empezar, necesitarás contar al menos con un set de 5 pinturas en colores básicos (rojo, amarillo, azul, blanco y negro), los cuales te servirán para ir mezclando y preparando nuevos colores. Estas pinturas tienen un precio que ronda entre los S/.20 a S/.30 por set. Además, puedes adquirir set de colores especiales, con un costo unitario que va alrededor de S/.5 por cada color. Poco a poco podrás ir aumentando tus materiales y tener colores fosforecentes, plateados y dorados, etc. Además, necesitarás contar con pinceles, algodón, toallitas desmaquillantes, etc.

Convierte tus manualidades en una excelente idea de negocio rentable.

Además, es importante que cuentes con una buena base de plantillas para ofrecer a tus clientes. Mantente siempre al tanto de nuevos diseños y dibujos, que podrás encontrar en páginas de internet, adquirir revistas especializadas, etc. Incluso, una buena oportunidad puede ser llevar un curso corto en el que adquieras las habilidades básicas y aprendas los diseños más usados, además de servirte como experiencia para poder ir practicando antes de lanzarte a trabajar con los clientes.

Lo interesante de este negocio es que puedes ofrecerlo como un servicio especial para una fiesta de cumpleaños, en la que podrás acordar un pago previo con los organizadores de la fiesta, basándote en la cantidad de niños que asisitirán; o también trabajar de manera independiente poniéndote de acuerdo con otro establecimiento para pedirles que te cedan un espacio a cambio de un pequeño pago diario.

También podrías aprovechar, y con el tiempo y gracias a tu experiencia ofrecer clases especiales para madres, profesoras, personas interesadas en formar también parte de este negocio y compartir con ellas tu experiencia en el negocio y arte de las caritas pintadas.