Inicio Como vender mas ¿Cómo aumentar las ventas sin bajar los precios?

¿Cómo aumentar las ventas sin bajar los precios?

Compartir
Cómo aumentar las ventas sin bajar los precios

Si tu empresa está compitiendo por precios podrías enfrentarte a serios problemas cuando aparezcan competidores con menores costos. Descubre cómo aumentar las ventas sin bajar los precios aprendiendo a venderle a los clientes adecuados.

Aumentar las ganancias no siempre significa aumentar los precios… ni tampoco bajarlos. Muchas empresas se han quedado enfrascadas en esta última opción y creen que la única (y mejor) manera para competir es a través de una estregia de precios bajos.

Pero, si lo piensas detenidamente, en cualquier momento puede aparecer una nueva empresa con precios más bajos que los tuyos y entonces los clientes te cambiarán sin pensarlo dos veces.

Si quieres aumentar las ventas sin bajar los precios te recomendamos apostar por una estrategia de diferenciación que te permita posicionar tu marca en el mercado en base a su valor, no a su precio.

Pero, ¿cómo convencerás al cliente que tu produto o servicio vale lo que pides por ello? Toma en cuenta estos 10 consejos que te ayudarán a lograr que el cliente entienda por qué tu marca es mejor que la competencia más allá del precio.

1. Deje de perseguir al cliente equivocado

En vez de tratar de venderle a todos, enfócate en tu cliente ideal. Piénsalo: los recursos que inviertes persiguiendo a malos clientes son demasiado altos como para luego no ver ningún retorno. Es mejor centrarse en aquellos que son parte de tu público objetivo, que aprecian los valores agregados de tu marca y que son capaces de pagar por diferenciación.

2. Siempre habrá un precio más bajo

Los descuentos u ofertas especiales pueden ser una buena estrategia para atraer clientes, pero siempre habrá alguien dispuesto a bajar el precio más que tú. Toma en cuenta eso antes de centrar tu valor diferencial en el precio de tu producto o servicio y no pretendas ofrecer siempre el precio más bajo.

3. Ofrece algo diferente

Si el cliente ve que todos los productos son iguales, entonces sí que optará por tomar su decisión en base al precio. Preséntale a tus clientes algo distinto y centra la promoción de tu producto o servicio en eso. Haz que lo más importante de tu publicidad sea aquello que hace diferente a tu producto y no necesariamente el precio. Si no, ¿cómo sabrá el cliente por qué tu producto vale más?

4. Haz que aprecien los beneficios

Si intentas venderle a alguien a quien no le importan los beneficios de tu producto, entonces es normal que solo les interese el precio. Nuevamente: enfócate en las personas adecuadas que valoran lo que estás dispuesto a ofrecer. No te quedes negociando innecesariamente con aquel que no aprecia tu producto.

5. Haz que tu cliente entienda el por qué de tu precio

No sientas vergüenza de tu precio: no tienes por qué ser el más barato si lo que ofreces es calidad. Explícale al cliente por qué tus precios son así, demuéstrale que trabajas con insumos de mayor calidad, que cuentas con una estructura más robusta, que tu equipo está conformado por profesionales, entre otros. No tengas miedo de decir tu precio, y en vez de dejar al cliente con un sinsabor consigue que se enamore de tu propuesta.

6. No trates de vender a todos

Los clientes estás buscando profesionales especializados en quienes confiar, no empresas dispuestos a hacer de todo para todos. Promueve tu empresa como especialista en su rubro en vez de procurar vender de todo para todos.

7. La gente está dispuesta a pagar por mejores soluciones

La competencia por precio ha llevado a las grandes industrias a enfocarse en los venta de “productos mínimos” que les permitan cubrir el menor costo y ofrecerlo a los menores precios. Sin embargo, los clientes sí están dispuestos a pagar más por soluciones más completas a sus problemas.

8. No todos son clientes potenciales

Insistimos en este punto porque es uno de los mayores errores de los emprendedores novatos: no todos son clientes potenciales para tu negocio. Incluso si tienen el dinero para pagarte no quiere decir que estén dispuestos a hacerlo. En vez de querer captar a todos con un mismo discruso centra tus actividades promocionales en un nicho de mercado puntual y explícales a ellos cuál es tu valor diferencial.

9. Añade beneficios relevantes para tus clientes

Cuando hablamos de incluir beneficios o un valor diferencial que sirva para argumentar el precio de tus productos o servicios no nos referimos a que agregues cualquier tipo de cosa sin pensar en si realmente tu cliente lo necesita. Busca algo que los clientes necesiten, conversa con ellos para conocer sus problemas y asegúrate de que tus beneficios realmente sean importantes para ellos.

3. Al final, no se trata de lo que vende, sino de cómo lo vende

Si realmente quieres aumentar las ventas sin bajar los precios entonces debes saber que no se trata solamente de lo que ofreces, sino especialmente del cómo lo haces. Conecta con tus clientes, crea una relación con ellos y demuéstrales que estás ahí para ayudarlos, no solo para cerrar una venta. Muchas compañías venden los mismos productos, pero la experiencia que ofrecen puede ser muy distinta.