Inicio Gestión y Liderazgo ¿Cómo controlar las emociones en el trabajo?

¿Cómo controlar las emociones en el trabajo?

Compartir
Aprender a controlar tus emociones en el trabajo es clave para el clima laboral de tu empresa. (Foto: Shutterstock)

Todas las personas alguna vez hemos experimentado en el trabajo los sentimientos de enojo, frustración, ansiedad, tristeza, etc., eso es normal. Sin embargo, se convierte en problema cuando no sabes cómo controlar éstas emociones que podrían afectar no solo tu vida laboral, sino también el de las personas que conforman tu equipo de trabajo.

Lo primero que debes hacer para controlar las emociones en el trabajo es reconocer lo que estás sintiendo y esforzarte en superarlas. Si no lo haces, habrá el riesgo de que tus emociones estallen en el momento menos adecuado a modo de una olla a presión.

LEE MÁS: 5 tips de inteligencia emocional

Al margen de todos los trucos, tips o claves de inteligencia emocional, sabemos que encontrar el equilibrio puede convertirse en una tarea casi titánica para ti. Por eso, a continuación te diremos qué debes hacer concretamente para controlar tus emociones en el trabajo.

  • Enojo

Cálmate. Cuando una persona está enojada por lo general es más impulsiva y dice cosas sin pensar. Por eso evita hablar con los demás cuando estás enojado.

  • Frustración

La frustración es producto de las expectativas no cumplidas. Una forma de evitar este sentimiento es dejar de querer controlar todo. Tampoco esperes nada de nadie, confía solo en lo que puedes lograr tú mismo.

  • Decepción

La mejor fórmula es ser consciente que problemas siempre van a ver; sin embargo, lo mismo ocurre con las soluciones. ¡Así que ánimo!

  • Rechazo

Si no eres tolerante, practícalo constantemente para que adquieras esta cualidad. Recuerda que tú mismo creas tu propio entorno laboral. Esfuérzate por ser el ejemplo del que se inspire tu equipo de trabajo, así todos juntos crearán un buen ambiente laboral.

  • Envidia

La clave para evitar este sentimiento negativo es dejando de compararte con tus compañeros de trabajo. Si no eliminas la envidia que sientes a la larga perjudicará la relación que llevas con tus compañeros.

LEE MÁS: ¿Quieres mejorar tu inteligencia emocional? Aquí las claves