Inicio Mejora tus finanzas ¿Cómo pueden ganar dinero los niños?

¿Cómo pueden ganar dinero los niños?

Compartir
finanzas niños

Si queremos enseñarles a los niños el valor del dinero, debemos empezar dándoles la posibilidad de tener su propio dinero. Pero… ¿cómo pueden obtenerlo?

La mesada

A veces los padres pueden tomar la decisión de entregar una sumar de dinero periódicamente a los niños, para que los usen en una serie de gastos particulares decididos por ellos mismos. Como toda estrategia, tiene sus ventajas y desventajas. Una importante ventaja es que los niños tendrán la posibilidad de conocer el manejo básico del dinero, además de aprender a elegir en qué lo usarán; mientras que, por otro lado, tendremos que lidiar con la desventaja de que el niño se acostumbre a obtener dinero sin hacer nada a cambio.

Si has decidido entregarles una mesada, es importante que converses con ellos acerca del tema. Explícales cuál es la finalidad de este dinero, qué tipo de gastos puede asumir con él, cada cuánto se los entregarás y el monto preciso que les darás. No olvides que esta no es una conversación única e irrepetible: haz un seguimiento frecuente sobre cómo están usando el dinero, no se trata de exigir que rinda cuentas, pero sí de pedirle que comparta como le está yendo.

Los trabajos que realizan

Todos los niños deben apoyar en las labores de la casa, pero eso no significa que deban recibir un pago por todas las labores. Establece un límite entre las tareas que merecen un pago por tratarse de una ocasión especial o quizás una tarea de mayor dificultad, y aquellos quehaceres diarios en los que deben apoyar como parte de la familia.

Realizando pagos por los trabajos que ayudan a realizar, comienzas a crear en tus hijos una cultura del trabajo, en la que se valora el esfuerzo y se aprende a realizar las cosas bien y a terminarlas, nunca a dejar algo inconcluso.

Cinco consejos para que los jóvenes ahorren

El dinero como regalo ocasional

Para los cumpleaños, por una visita especial, por un celebración particular, etc. Muchas veces los niños reciben dinero, y no solo de sus padres, como un regalo especial. Lo primero que debes enseñarle es a ser agradecido con la persona que hizo el obsequio, y explicarles que se trata de un regalo que también es una responsabilidad: su propia responsabilidad de decidir para qué será empleado.

Eso si: cuida los montos que les son entregados. No es lo mismo regalarle S/. 10 a un niño de 6 años, que entregarle S/. 100. Conversa esto con la persona que está haciendo el obsequio y explícale los motivos por los cuales es necesario mantener los montos dentro de los límites.

Los negocios que los niños se ingenian

Los niños tienen todo para convertirse en emprendedores: son creativos y excelentes negociantes (si no, recuerda la cantidad de veces que te han convencido para obtener lo que deseaban). Por ello, no les cortes la iniciativa cuando aparezcan con una nueva idea para hacer negocios en su escuela, con los amigos del barrio o con sus primos.

Usualmente, sus primero negocios pasan por vender stickers, quizás algunos juguetes, etc. Pero conforme crecen, pueden ver ampliadas sus posibilidades de negocios y quizás solicitar tu ayuda para vender refrescos, pasteles, etc. Permíteles que sigan adelante con sus proyectos, siempre y cuando no descuiden los estudios.

Los préstamos que los niños piden

A veces los niños quieren comprar algo, pero no tienen el dinero disponible en ese momento. ¿Qué hacen? Lo que todos haríamos: pedirlo prestado. Esta puede ser una excelente oportunidad para explicarles el funcionamiento del sistema de créditos, pero hay que tener cuidado con un punto clave: ¿saben cómo harán para pagarlo luego?

Incluso los adultos, muchas veces nos emocionamos y solicitamos dinero o compramos al crédito sin pensar en con qué dinero pagaremos la deuda futura. Pues bien, la niñez es el momento clave para explicarle estos a nuestros hijos. Si te pide dinero prestado, siéntate a escucharlo y pregúntale: ¿Con qué dinero me pagarás luego? Pídele que arme un plan tomando en base el dinero de sus mesadas, lo que ya tiene ahorrado o las ganancias de posibles negocios que podría emprender.