Conoce cuales son los “no” para lograr una venta perfecta

    Compartir
    venta perfecta

    Te decidiste a dar el gran paso y estás llevando adelante tu empresa propia. Pero, no basta con tener un gran producto o servicio para ofrecer, sino saber cómo venderlo. Te contamos qué debes hacer para lograr una venta perfecta. 

    Hay que aceptarlo: no todos somos unos vendedores natos. Pero no es un tema que deba volvernos locos, puesto que existen muchas maneras de mejorar tu técnica, y la mejor siempre será el aprendizaje constante.

    Una de las primeras cosas que aprendemos es exactamente lo que no debemos hacer. Y es que, ¿quién podría olvidar las cosas en las que falló, aquellos errores que lo llevaron a perder una venta? Pero no queremos que tengas que pasar por aquellas malas experiencias para poder aprender y mejorar tu técnica de ventas, así que compartimos contigo algunos consejos sobre qué evitar a la hora de vender:

    No abrumes a tus clientes

    Es cierto que los clientes deben conocer nuestro producto y saber qué es lo que les ofrecemos, pero tienes que conocer cuál es la cantidad exacta de información que necesitan. En otras palabras: debes conocer a tus clientes para saber qué información sobre tu producto es la que realmente les interesará.

    Si los llenas de información que no es de su interés, lo más probable es que se pierdan entre ella y terminen confundiéndose más. Evita además el lenguaje demasiado sofisticado o técnico, la idea no es impresionarlo con tus amplios conocimientos, sino que te entiendan a ti y a tu producto.

    No te desesperes

    Si te muestras seguro a la hora de vender, les harás saber a tus clientes que tienes confianza en lo que vendes y, como consecuencia indirecta, subirán tus ventas. Rogarles que te compren sólo hará notas lo desesperado que estás, y entonces tus clientes comenzarán a pensar en si tu producto realmente vale la pena o no.

    Otra opción en estos casos es poner fechas límites a las ofertas, de manera que los clientes sepan que les estás dando la oportunidad de analizar lo que ofrecer, pero que esta oportunidad no es para siempre.

    No digas “sí” porque sí

    Muchas veces oímos a los demás decir “es que el cliente siempre tiene la razón”, y a partir de ese pensamiento muchos creen que se tienen que satisfacer sí o sí cada uno de los pedidos de los clientes. Seamos sinceros: si las personas saben que pueden pedir lo que quieran y siempre se los daremos, sus pedidos serán cada vez más exigentes, dejándonos muy poco margen de ganancias o rentabilidad.

    Y al llegar a este punto, lo que sucederá es que no podremos cumplir con todo aquello que hemos prometido, por lo que terminaremos perdiendo la confianza de nuestro cliente, además de una gran oportunidad de negocio.

     Haz del Marketing Social la mejor herramienta para tu Pyme  

    No pierdas tiempo

    Cuando estés en una reunión o en una cita con algún cliente, no pierdas de vista que es lo que quieres obtener del tiempo que estás invirtiendo ahí.

    Puedes hablar de cosas que no tienen que ver con el negocio para establecer una relación sustancial con tus clientes, siempre y cuando sea después de que has terminado de comunicarles toda la información pertinente para la venta y estén convencidos de contratar tus servicios.

    No hables de más

    A veces, la emoción del momento, nos puede llevar a hablar de más cuando el cliente ya nos ha dicho que quiere concretar la compra, y terminar diciendo algo equivocado que podría llevar al cliente a cambiar de opinión.

    No te arriesgues: si la otra persona ya aceptó cerrar el trato, entonces cambia de tema, conversen de temas ligeros, evita todo asunto polémico que pueda generar un conflicto de opiniones. Recuerda que diferencias en opiniones políticas, religiosas o de algún tema actual pueden acabar generando discusiones de alto calibre que podrían reducir a nada todo tu esfuerzo puesto en la reunión.