Inicio Gestión y Liderazgo Consigue que tu pyme supere el valle de la muerte

Consigue que tu pyme supere el valle de la muerte

Compartir

El valle de la muerte es la etapa clave durante el nacimiento de una empresa, pero puede ser el momento en que tu pyme pierda todo. ¿Sabes cómo superarlo?

El valle de la muerte es una especie de limbo que se genera entre la etapa pre-comercial y la comercial de tu negocio. Suele darse en aquel momento en que ya usaste todos los recursos propio, de amigos y familiares, pero aún no logras conseguir capital de inversionistas pues tu propuesta no les resulta muy atractiva, limitando el crecimiento de tu compañía.

Si bien no hay una fórmula mágica, algunos consejos que te ayudarán a sortear el “valle de la muerte” son:

1. Resistencia

Este es el momento para saber quién es un verdadero emprendedor. Si el negocio comienza mal y dices “hasta aquí llegué yo”, es porque no había madera de emprendedor desde el inicio. Deja que tu pasión, tu visión y tus ganas de crear algo te permitan seguir adelante.

2. Agilidad

Puede que hayas iniciado con un excelente plan de negocios, pero al salir al mercado la realidad podría sorprendete. Debes estar preparado para adaptarse a los cambios, estar constantemente monitoreando qué mueve a tu cliente a comprarte, examinar a los competidores y buscar cómo diferenciarte.

3. Cooperación

Lo bueno de ser una empresa pequeña es la flexibilidad con que se cuenta para reaccionar rapidamente a los cambios en el mercado. Para ello es importante tener un equipo competente capaz de validad cada idea de negocio.

4. Anticiparse a la curva

Antes de lanzar un producto nuevo, pregúntate cuál será la segunda generación de ese mismo equipo. Piensa que el nicho de mercado tiene un límite y los productos se vuelven obsoletos en un corto tiempo, por lo que debes pensar qué nuevas funciones ofrecerá el producto que lo sustituirá.

5. No enamorarse de la tecnología

Por muy bueno que sea el diseño de tu producto, si el mercado no lo demanda no tiene sentido continuar. Pregúntate qué tan grande es el problema que tu producto ofrece, para saber si existe un mercado interesante para él.

6. ¿Fracasar o aprender?

Tienes que establecer un período máximo de prueba. Si luego de 6 meses o un año aun no obtienes ganancias, será momento de evaluar la continuidad del proyecto. No se trata de darse por vencido, sino de aprender de esta experiencia para poder hacer cambios en la siguiente oportunidad.