Inicio Estilo de vida Consigue un ascenso gracias a la oratoria

Consigue un ascenso gracias a la oratoria

Compartir
oratoria - ascenso

Hablar frente a un grupo de personas te permite proyectar tu liderazgo y compromiso, y puede convertirse por ello en una excelente oportunidad para demostrar tus capacidades e impulsar tu imagen personal dentro del trabajo. Sigue estas recomendaciones para mejorar tu oratoria y consigue un ascenso.

Si quieres mejorar tu imagen al hablar en público, lucir preparado y con mucha confianza, te recomendamos seguir estos consejos:

Elige sabiamente el propósito de tu presentación

Incluso antes de comenzar a preparar la presentación, es necesario que te tomes uno momentos para tener en claro cuál es el objetivo central, qué deseas conseguir con tu presentación. Quizás se trata de presentar una estrategia de negocio, proponer un nuevo producto, explicar nuevos procesos de producción, atraer nuevos inversionistas, etc. En cuanto tengas en claro qué quieres conseguir, podrás establecer cuál es la mejor manera de comunicarlo.

¿Estás buscando un ascenso en el trabajo? Sigue estos tips.

Aprende a presentarte a ti mismo en público

Una presentación necesita que sepas darte a conocer, y que desde el primer momento en que te acercas a las personas (ya sea personalmente o frente a una gran audiencia) notes tu presencia como confiada, segura y fuerte. Para ello es necesario seguir estos pasos:

  • Saluda
  • Di tu nombre (con un volumen ligeramente más alto al que acostumbras y cuida la dicción para que se entienda perfectamente).
  • Menciona tu cargo o puesto
  • Di el objetivo por el cual deseas exponer tu mensaje

Practica la regla de oro al hablar en público

Si eres capaz de estructurar claramente tu mensaje, ya tienes buena parte del trabajo hecho. Para ayudarte, puedes aprovechar la regla de oro, que consiste en hablar en 3 tiempos: pasado, presente y futuro.

El pasado es la introducción de tu presentación, el presente te servirá para desarrollar tu mensaje, y el futuro deberás usarlo para el cierre o conclusión. Es esta parte, la visión del futuro, a la que le tendrás que dar el mayor peso, puesto que es el momento en el cual podrás convencer al público de “comprar tu idea”.

No caigas en la trampa de improvisar

El más grande secreto de un orador es la práctica. Es necesario practicar constantemente, y lo recomendable es haber practicado al menos 3 veces tu mensaje, midiendo el tiempo que te tomará o tendrás posible, habituándote al espacio, etc.