Inicio Gestión y Liderazgo ¿Quieres convertirte en un exportador? Toma en cuenta estos 5 consejos

¿Quieres convertirte en un exportador? Toma en cuenta estos 5 consejos

Compartir

Si has decidido llevar tu empresa al mercado internacional y comenzar a comercializar tus productos en el exterior, debes conocer las completas implicancias de este importante proyecto y estar preparado para afrontarlas. Por eso, no te pierdas estos 5 consejos que deberás tomar en cuenta antes de convertirte en un exportador.

1. Toma la decisión y mantente firme
No basta con decir que se va a comenzar a exportar, sino que como líder de tu empresa debes encargarte de llevar adelante el proceso de ingreso al mercado exterior, implicarte activamente en las negociaciones, trámites, etc. Además, los resultados de tu ingreso al comercio internacional tomará tiempo y recién lograrás verlos en el mediano y largo plazo, por lo que es importante no desanimarse ni perder de vista tus objetivos.

2. Ten una mentalidad abierta
Contactar con nuevos mercado puede ser un proceso difícil conforme comiences a cruzarte con culturas diferentes a la tuya, como la árabe o la asiática. Prepárate para adaptar tu producto a los nuevos mercados: desde los colores o las presentaciones, son detalles pequeños que podrían marcar una gran diferencia.

3. Ningún producto se vende solo
Dar a conocer a tu empresa con las adecuadas herramientas de marketing es un trabajo que no debe descuidar ninguna compañía con miras al extranjero. Comienza a prepararte con una página web en varios idiomas, documentación traducida, profesionales con dominio de idiomas, etc.

Presta atención a estos 3 consejos antes de dar un inicio a un negocio de e-commerce 

4. Asigna recursos
La internacionalización de una empresa es un proceso que requiere tiempo, planificación, personal y recursos. Destina una buena parte de tu atención a revisar que tengas a profesionales preparados, que se destine sumas adecuadas a la promoción internacional o la participación en ferias comerciales, etc.

5. Céntrate
Pensar en llegar a todo el mundo es un objetivo demasiado grande. Enfócate en 2 o 3 países que te permitan iniciar tus acciones. Conforme consolides tu ingreso y presencia en ellos podrás ampliar tus objetivos y pensar en nuevos mercados.