Inicio Gestión y Liderazgo Crisis empresarial: primeros auxilios para una empresa en problemas

Crisis empresarial: primeros auxilios para una empresa en problemas

Compartir

Negocios que cierran, ventas que caen, empresas que se van a la quiebra. Una crisis empresarial puede sorprendernos y está en nuestras manos tomar acciones inmediatas.

Los malos momentos están hechos para ponernos a prueba. Ningún negocio está a salvo de ellos y es nuestro trabajo demostrar nuestro liderazgo y superar las situaciones malas junto a nuestro equipo. Por eso a continuación te dejamos algunas recomendaciones de cómo actuar cuando llega una crisis empresarial:

1. Haz un análisis a conciencia

Procura determinar cuales son los motivos por los que el negocio está yendo mal. No puedes comenzar un tratamiento si no sabes cuáles son los síntomas ni la enfermedad, así que sé honesto contigo e identifica los factores de riesgo. Si es necesario, busca un profesional de negocios que te ayude a ver con más claridad el panorama.

2. Recorta los gastos excesivos e innecesarios

Si el dinero no alcanza, entonces es obvio que algo no va bien. Aplica medidas de urgencia y reduce o corta cualquier gasto que no contribuya a la operación del negocio o genere utilidades: publicidad excesiva en canales poco adecuados, compra de artículos no necesarios, mantenimientos constantes, consumo de líneas telefónicas, etc.

3. Evalúa recortar tu planilla

Es duro pensarlo y mucho más hacerlo, pero si la crisis ha llegado es momento de tomar decisiones importantes. Reduce el personal de tu empresa y distribuye labores de manera que la productividad no se vea afectada. Haz un estudio del trabajo de todos los colaboradores y las metas alcanzadas para, en base a ello, tomar las decisiones correctas.

4. Analiza y detecta posibles fugas de dinero

Tómate el tiempo necesario para analizar los procesos internos de tu organización y detectar cualquier tipo de robo, desvío de fondos o alteración de precios. No restes importancia a las “fugas hormiga”, ya que aunque parezcan invisibles pueden convertirse en pérdidas enormes a largo plazo.

5. Frena los gastos personales indiscriminados

Si realmente deseas salir a flote es importante que comiences por ser el ejemplo. Recorta todo gasto personal innecesario y asígnate un salario realista y acorde a la situación de tu negocio. Si tienes una tarjeta de crédito corporativa solicita límites más bajos y restringe su uso en todo lo posible.

6. Elabora una estrategia de ventas de emergencia

La única manera de que tu negocio vuelva a salir adelante es incrementando las ventas. Evalúa tu estrategia de ventas, a tus vendedores y al mercado, con la finalidad de establecer metas y un plan de emergencia. Sal a la calle y da el ejemplo convirtiéndote en el mejor vendedor de tu organización.

7. Evalúa tus precios

Rescatar un negocio requiere de la capacidad de aumentar las ventas al mismo tiempo que se reducen costos. Y un punto clave para aumentar las ventas es reducir los costos de tus productos y servicios. Un ajuste moderado podría servir para mantener a tus clientes fieles e incluso captar un mercado potencial que está en búsqueda de precios más favorables.