Inicio Mejora tus finanzas ¿Cuánto cuesta empezar una empresa?

¿Cuánto cuesta empezar una empresa?

Compartir
competencia negocios

Si ya tienes lista tu idea de negocio y estás convencido a empezar una empresa, entonces es momento de entrar a la parte más dura: el dinero necesario para la inversión.

Tratar de conocer de manera exacta el monto necesario requiere de la capacidad de responder varias interrogantes, desde saber cómo se obtendrá el dinero, hasta conocer cuánto se puede arriesgar realmente. Para tener más claro el panorama, es necesario simular el Plan de Negocios, en diferentes ambientes y contextos, para tratar de calcular lo más acertadamente posible el costo económico que la empresa nos representará.

Imaginemos que ya tienes el capital en mano. ¿Qué es necesario hacer para empezar la empresa? Se debe tener en claro que la constitución de una empresa implica una serie de etapas, las cuales irán desde la realización de un estudio de mercado y preparación de un prototipo, hasta el registro jurídico de la empresa y la solicitud de licencias necesarias.

Gastos previos

Por ejemplo, si tu negocio está enfocado en la venta de un producto, será necesario crear un prototipo que te permita demostrar la factibilidad de tu idea. El desarrollo de este prototipo previo conlleva un costo que puede resultar elevado, y que deberás asumir enteramente tú, puesto que la empresa aún no se encuentra constituida.

Otro importante gasto que deberás realizar incluso antes de inscribir legalmente a tu empresa, es la realización de un estudio de mercado. Será necesario asumir el costo de encuestas, investigaciones, desarrollo, pago a los profesionales encargardos del análisis, encuestadores, etc.

^

Conoce los elementos básicos de contabilidad para una pyme

Constitución de la empresa

Definido el producto o servicio a ofrecer, llega el momento de inscribir la empresa dentro del marco jurídico de tu país. En el caso peruano, estos son los pasos a seguir para la constitución de una empresa.

Dichos trámites siempre implican un costo económico, los cuales van acorde al tamaño del proyecto. Al preparar tu plan de negocio, toma en cuenta estos costos, ya que si bien representan un importante desembolso, son a la vez una garantía de formalidad y crecimiento.

Establecimiento

En la mayoría de los casos, con la empresa constituida no hay suficiente para empezar a trabajar. Hoy en día resulta difícil, por ejemplo, concebir un negocio sin la presencia de, al menos, un ordenador. Y si se pone un ordenador, no estaría de más constratar el suministro eléctrico y, ya de paso, el de agua por si hay necesidad de ir al baño a lo largo del día. ¿Alguien ha dicho teléfono?

Poner en marcha un negocio, incluso un negocio “virtual” en Internet implica contratar una serie de servicios e incurrir en unos gastos que deberían preverse con el máximo detalle pues una vez “se ha empezado” resulta muy desagardable tener que empezar a desembolsar dinero en cuestiones que no estaban previstas.

Si además de todos estos gastos hay que alquilar o comprar un local, dotar al negocio de maquinaria especial, llenar las oficinas de mobiliario y material de oficina, o comprar productos para el almacen, estamos ante otro capítulo importante en el análisis del dinero implicado en la puesta en marcha del proyecto.

Lanzamiento

Además de preparar el negocio para empezar a trabajar en las condiciones óptimas puede ser necesario dar un empujón inicial “especial” al negocio para que este empiece a rodar. Determinados proyectos requerirán una campaña publicitaria inicial para atraer los primeros clientes y dar a conocer el proyecto. Este puede ser otro coste importante que deberá abordarse cuanto antes y que puede considerarse parte del proceso de puesta en marcha.

Si el dinero disponible se ha agotado, por falta de previsión, en gastos imprevistos de creación de la empresa y en llenar los almacenes, pero ahora no hay dinero para darse a conocer, el futuro del proyecto es bastante dudoso. Aunque esto no termine con el proyecto necesariamente, si puede obligar al emprendedor a tener que tomar decisiones precipitadamente para dotar de nuevo al negocio de fortaleza financiera. En muchos casos el precio a pagar por el emprendedor es elevado.