Inicio Mejora tus finanzas Cuatro mitos financieros que ya debes olvidar

Cuatro mitos financieros que ya debes olvidar

Compartir
tips finanzas

Estar bien informados sobre el manejo de tus finanzas te servirá para tomas mejores decisiones sobre tu futuro. Pero, durante los años, hay una serie de mitos financieros que nos han estado acompañado. ¿Sabes que tan ciertas son?

1. ¡Los bancos cobran por todo!

Las entidades financieras son empresas que deben generar ganancias, como todas, pero ofrecen también una serie de productos y servicios que no tienen costo alguno. Por ejemplo, las cuentas de ahorro con cero mantenimiento. Pero, como siempre, se establecerá un límite cantidad de retiros gratuitos, cantidad de atenciones en ventanilla, etc. Es ahí donde depende de uno mismo y la manera de administrar la cuenta, que esta puede requerir algunos pagos extra en comisiones y cargo. Por ello es importante que:

Trates de retirar dinero solamente de cajeros que pertenecen a tu red bancaria. El uso de cajeros interbancarios significa el pago de una importante comisión.

No excedas el top de retiro gratuitos del mes, para lo cual es importante confirmar con tu entidad bancaria cual es la cantidad de operaciones gratuitas desde un cajero bancario y desde una ventanilla.

Programar tus retiros mensuales para no exceder el límite, y utilizar canales alternativos como Internet o la banca móvil para otro tipo de transacciones.

2. ¡El usuario nunca tiene la razón!

Si tienes alguna inconformidad, petición, reclamo o queja, existen mecanismos puestos al servicio de los ciudadanos para solucionar esos requerimientos. Puede solicitar el libro de Reclamaciones, acudir a las oficinas de las entidades, a las oficinas de Defensa del Consumidor o a la Superintendencia de Banca y Seguros.

Sigue estos pasos para acabar con las deudas de tu pyme. 

3. ¡Siempre me demoro diez mil horas en el banco!

Todas las instituciones bancarias poseen una plataforma tecnológica con la que los clientes pueden realizar sus transacciones cotidianas y ahorrar tiempo. Los servicios en línea (internet, teléfono móvil y/o corresponsal bancario) incluyen tanto la posibilidad de realizar pagos y hacer transferencias, como hacer consultas y averiguaciones financieras.

4. ¡No me puedo comunicar con el banco!

Además de la línea telefónica y los asesores que se ponen a disposición del usuario, las entidades financieras han optado por hacer de las redes sociales un gran aliado. Los recursos tecnológicos que manejan son administrados por expertos, que de seguro le darán una rápida respuesta a su proceso o inquietud.