Inicio Mejora tus finanzas Diez verdades del financiamiento para la primera empresa

Diez verdades del financiamiento para la primera empresa

Compartir
finanzas primera empresa

La idea o el producto podría ser lo menos importante para iniciar un negocio. Casi siempre, lo único que falta es el dinero para arrancar ese sueño, sobretodo si eres un emprendedor joven.

El sueño de irrumpir en el mercado con el negocio propio y construir una industria desde sus cimientos es una de las mayores ilusiones de muchas personas. Pero cualquiera que quiera dar apertura a una empresa termina retrocediendo en muchos casos por falta de fondos, o, simplemente, porque el dinero que le pueden otorgar va sujeto a la condición de un tipo de inversión específica, por ejemplo gastronomía, ferreterías o tiendas de ropas.

Al respecto, la revista Forbes, ha establecido una lista de 10 verdades sobre el financiamiento para la primera empresa:

1. Empiezas con recursos propios

Lo más seguro es que uno deba de trabajar empleado primeramente en cualquier otro empleo, y generar un pequeño ahorro de tal manera a autofinanciarse en la apertura de la nueva empresa, o buscar algún socio que cuente con la solvencia para encarar el nuevo desafío.

2. Deberás demostrar que todo marcha bien

Cuando la empresa ya está e marcha, es recién en este momento en el que se puede obtener un financiamiento crediticio de alguna entidad. Es por ello que se debe de tener una contabilidad organizada de tal manera a demostrar que la empresa es rentable y que las ventas son cada vez mayores.

3. La cuenta tiene que convenirte

En el momento de uno va a solicitar el crédito, se debe hacer una adecuada planificación para reponer en los plazos establecidos el crédito y sus intereses. Si las cuentas cierran, y se puede obtener ganancias o beneficios, y la empresa pueda seguir creciendo satisfaciendo las expectativas, entonces el mismo es conveniente. De lo contrario es más conveniente seguir con financiando la empresa con socios o accionistas.

¿Buscas inversionistas para tu empresa? Sigue estos pasos para llamar su atención.

4. En un negocio, el crédito sirve para generar más riqueza

Aunque no sea un ejemplo de pequeña empresa, resulta paradójico el caso de la represa hidroeléctrica de Yacyretá donde sus ingresos por la venta de energía anualmente están en el orden de los US$ 900 millones, mientras que solamente sus intereses son de US$ 1000 millones. Un crédito para obtener resultados similares, no es la mejor decisión.

5. Compara distintas opciones de crédito antes de quedarte con alguna

La conveniencia de que sea un banco o una financiera, por ejemplo, variará según el tipo de crédito que deseas, el monto, el plazo, etcétera.

En esta fase deberás fijarte no sólo en las tasas de interés a pagar, también en las comisiones y en el tipo de garantías que te exigen. Las tasas publicadas por los bancos no son las que precisamente uno termina por pagar al final de cada mes, y para evitar llevarse sorpresas, es importante el siguiente punto.

6. Necesitarás asesoría

Ya sea de la propia financiera a la que te acerques o de un especialista en el tema, pero a menos que cuentes con preparación en finanzas, lo más conveniente es que uno solicite ayuda para preparar el crédito adecuado para el negocio.

Es necesario contar con el asesoramiento financiero adecuado, de tal forma a obtener los mejores beneficios al final del ejercicio.

7. Hay preferencias

Entre menos riesgo implique un negocio, más fácilmente obtendrás el crédito. Por ejemplo, un restaurante podría considerarse menos arriesgado que una casa productora. Esto puede compensarse si se acude a financieras especializadas. Por ejemplo, para los proyectos agropecuarios hay entidades de crédito que sólo se dedican a dar financiamientos al campo.

8. Las franquicias son favoritas

Las franquicias traen aparejas menos riesgos, debido a que incluyen componentes probados como un sistema de ventas, productos conocidos, alta participación publicitaria, además de contar con el asesoramiento y la experiencia del vendedor de la franquicia.

Dado que son “negocios probados” hay más créditos para quienes desean adquirir este tipo de empresas. La banca maneja opciones en este sentido.

9. Leer y preguntar es básico

La verdad es que la mayoría de los contratantes de un crédito no leen los contratos con detenimiento. Como siempre, hay que recomendar que se entienda el trato y se resuelvan todas las dudas antes de firmarlo.

Es por ello que es fundamental contar con una asesoría adecuada, además de que el interesado o responsable de la solicitud del crédito debe de indagar a fondo sobre todos los detalles que hacen a los documentos que uno vaya a firmar.

10. Más vale pedir ayuda a tiempo

Si algo no avanza como se esperaba y se prevé un atraso o pago incompleto del crédito, se debe de comunicar a tiempo a la fuente de financiamiento y demostrar la voluntad de pago. Que prevalezca la comunicación, para que no llegar a una situación de insolvencia.

Fuente: Gestión