Inicio Emprender con exito Haz que tus discursos cautiven a tu audiencia

Haz que tus discursos cautiven a tu audiencia

Compartir
hablar público

Cuando tenemos que dar una presentación de negocios, dirigir una reunión en la oficina o presentarnos ante potenciales inversionistas, mantener la atención de nuestra audiencia puede ser una tarea que nos ponga nerviosos y no nos resulte tan sencilla. Si tienes esos problemas, sigue estos consejos para lograr que tus discursos cautiven a tu audiencia.

Algunas personas creen que una buena manera de acabar con el nerviosismo es empezar contando chistes. Y no tenemos nada en contra del humor, pero tampoco queremos pasarnos toda una reunión de negocios escuchando bromas, ¿cierto?

En el mundo actual, la atención es uno de los activos más valiosos. Quizás ya has aprendido por experiencia propia que es vital conseguir la atención de la audiencia desde el comienzo. Pero eso no es suficiente, además hay que mantener la atención durante todo el tiempo que dura nuestra presentación.

Algunos estudios sobre el comportamiento del cerebro humano adulto muestran que la capacidad promedio para mantener la atención durante el curso de una actividad auditiva es de 10 minutos.

¡Tan sólo 10 minutos! Y eso quiere decir que cada 10 minutos las personas estamos cambiando el foco de nuestra atención a algo nuevo. Es por ello que no podemos asumir que bastará con seguir adelante con nuestra presentación para que las personas nos sigan escuchando.

Mejora tus presentaciones cuidando tu lenguaje corporal

Debemos trabajar para lograr para cada 10 minutos volver a ganar la atención de nuestra audiencia. ¿Sabes cómo lograrlo?

Piensa en la mejor conversación que hayas tenido con alguien. ¿Cómo fue? Hablabas con la otra persona, intercambiando ideas y pensamientos y constantemente le preguntabas su opinión, ¿cierto?

Ese es el secreto para mantener la atención de tu audiencia: debes hacer que el público sienta que estás conversando con ellos todo el tiempo, no sólo al principio.

Para lograr esto, tienes que hacerlos participar de diversas maneras, haciendo preguntas, contando una historia de tu cliente anterior, llevando adelante una actividad.

Entonces… ¿qué podemos hacer para mantenerlos interesados?

Lo primero es conocer a nuestra audiencia. Averigua con anterioridad cosas como edad, sexo, profesión, experiencia laboral y de negocios y otros puntos que te ayuden a comprender y entender sus necesidades e intereses.

Ahora que ya sabes en qué temas podrían estar más interesados, puedes enfocarte en hacer que participen. Haz preguntas que ellos puedan responder, pero, sobretodo, que se sientan interesados a responder y temas sobre los cuales quieran opinar.

Ya sabes que debes acompañar tu presentación con un apoyo visual. Pero no te limitas a este. Recuérdalo: son una ayuda, tú eres quién verdaderamente debe ser el foco de la atención. Así que no prepares un archivo lleno de texto, mejor enfócate en imágenes que acompañen a tus palabras.

Y si ya te sientes todo un experto preparado para enfrentarte a tu audiencia, no olvides controlar también tus tiempos. Recuerda que cada 10 minutos las personas comenzarán a buscar un nuevo foco para su atención, así que da inicio a tu presentación con un mensaje potente, dos o tres ideas interesantes. Ahora, antes de que pasen los 10 minutos, presente el siguiente bloque impactante, realiza preguntas al pública, enseña una viñeta espectacular.

No lo olvides: prepárate a conciencia para ese momento, ensaya y practica todo lo que puedas, mantén presente los bloques de 10 minutos y trata de cumplirlos siempre.