Inicio Gestión y Liderazgo Conoce las empresas fundadas por niños emprendedores

Conoce las empresas fundadas por niños emprendedores

Compartir
Niños Emprendedores

¿Quién dijo que los juegos no pueden convertirse en grandes ideas de negocio? Aprendamos de estos niños emprendedores que hicieron realidad sus ideas empresariales.

Candyclound and Raincoffe es un servicio de café para reuniones y venta de dulces; Animal Photo es un negocio de fotografía de animales, que además diseña originales calendarios, cuadros y postales; Bedolo es una empresa de video que tiene el firme objetivo de apoyar causas sociales; Marsh Burguer vende una exquisita golosina a la que bautizó como bomburguesas, y The Gamer Shop se especializa en el diseño y venta de playeras impresas con motivos para aficionados a los videojuegos.

Todos estos negocios tienen algo en común: fueron ideas generadas y puestas en marcha por niños de entre siete y 14 años de edad egresados del Programa Regular Primavera 2014 de Businesskids. Se trata de negocios que fueron desarrollados profesionalmente por los pequeños a lo largo de cuatro meses y que actualmente ofrecen un producto o un servicio con una imagen, con tarjetas de presentación y algunos hasta con páginas o videos de presentación en Internet.

Esta es la quinta generación de egresados del programa de negocios para niños de Businesskids:

Candyclound and Raincoffe es una idea de Emiliano Suárez, un pequeño de 13 años que empezó comercializando dulces, a quien se le ocurrió comprar una cafetera casera para dar servicio de café caliente en reuniones y eventos sociales.

¿Sabes cómo criar a un niño emprendedor? 

Animal Photo es un concepto de fotografías de animales creado por Regina Ceja Guerrero, de nueve años de edad. Ella cuenta que descubrió su admiración por los animales luego de visitar un rancho, y eso la motivó a iniciar este negocio.

Bedolo es una idea que surge del gusto de Andrea López Bedolla por el cine y la política. Ella tiene 14 años y busca que sus videos ayuden a recaudar fondos para causas sociales.

Pulseras Romi es un negocio de Romina Ceja Guerrero. A sus siete años de edad ella pensó en una línea de pulseras y llaveros con diseños relacionados con el ballet.

El Mini Chef Loco es el nombre que Sara López Bedolla, de siete años, dio a su negocio dedicado a la producción y venta de deliciosos cupcakes decorados.

Pincel Arte es una empresa pensada por Sofía López Bedolla, una artista de 13 años de edad. Su objetivo es vender sus pinturas y comercializar obras de arte hechas por sus amigas y hermanas.

Marsh Burguer es una propuesta de José Pablo Iglesias Serrano, quien a sus 12 años se inspiró en las galletas que producen las niñas exploradoras en Estados Unidos para crear un producto al que bautizó como bomburguesas, un emparedado de galletas con malvavisco.

Accesorios Coqueta fue pensada por Paola Contreras Muñiz, una pequeña de nueve años a quien le fascinan las ventas. Cuenta con su propia línea de accesorios para el cabello (moños, diademas, pasadores y tiaras), y hace figuras de malvavisco que vende en fechas conmemorativas, como el Día de las Madres.

Chocoruben’s es la marca de chocolates de José Rubén Clemente Santana, de 10 años, quien cuenta que aprendió las técnicas de su abuelo para elaborar chocolates. Actualmente vende en restaurantes y tiendas.

Need the Cakes se dedica a hornear deliciosos cupcakes. Es un negocio de Manuel Brenner Muslera, un pequeño de 11 años que quiere ser chef cuando sea grande y especializarse en repostería.

La Lente de Marik fue concebido por Maricarmen Romero Peña, de 13 años, como un negocio de fotografía instantánea para eventos infantiles. Ella cuenta, además, con un negocio de joyería que inició hace casi cinco años.

Pulseras Di Diseño vende coloridas pulseras con Rainbow Loom al gusto de los clientes. Es una firma creada por Diego Romero Peña, de ocho años, con la firme idea de reunir recursos económicos para ser futbolista cuando sea mayor.

The Gamer Shop es una sociedad integrada por Eduardo Brenner Muslera y Javier A. Solís Aldama, de 14 y 13 años, respectivamente. Ellos se conocieron en Businesskids y decidieron trabajar juntos en el diseño y venta de playeras impresas con motivos para aficionados a los videojuegos.