Inicio Gestión y Liderazgo ¿Eres “workaholic”? Aquí te decimos por qué no es bueno

¿Eres “workaholic”? Aquí te decimos por qué no es bueno

Compartir
Ser un trabajador obsesivo te podría generar problemas en tu vida personal y laboral. (Foto: Shutterstock)

Si eres de las personas que se pasa todo el día pendiente de su trabajo, además de los fines de semana, lo más probable es que te hayas convertido en un workaholic. Sabemos que para tu emprendimiento es importante que te esfuerces al máximo para desarrollar tu negocio, pero al margen del tiempo que le dediques es más crucial cuán productivo seas.

LEE MÁS: ¿Eres un adicto al trabajo? Descúbrelo con este test

Si tenemos en cuenta este aspecto, por más que parezca bueno ser workaholic, tu adicción al trabajo te podría generar problemas. A continuación te contamos qué tipo de problemas te podría generar a mediano y largo plazo.

  1. Pérdida de estabilidad emocional y adicción al control y poder al intentar alcanzar el éxito empresarial que tanto se anhela, explica José Manuel Casado, socio fundador de 2C Consulting.
  1. En lo que se refiere a las afecciones cognitivas, Carolina Mouné, responsable de recursos humanos de Adecco Office explica que se pueden presentar una serie que se basan en tres niveles:
  • Cognitivo: las personas pueden padecer de ansiedad, depresión e irritabilidad.
  • Fisiológico: se presentan dolores de cabeza, estrés, dificultad para dormir, hipertensión, etc.
  • Capacidad motora: se caracterizan porque necesitan hacer muchas cosas, ya que no pueden estar sin trabajar.

LEE MÁS: ¿Menos horas de trabajo nos hacen más productivos?

Por este motivo no es conveniente que te conviertas en un workaholic. Además, tú y tu equipo de trabajo deben entender que trabajar más no se traduce en un rápido desarrollo empresarial. Para que suceda esto, se requiere productividad, principalmente.