Inicio Gestión y Liderazgo 8 errores fatales de emprendedores

8 errores fatales de emprendedores

Compartir
errores fatales de emprendedores

Existen múltiples errores que pueden costarle la vida a tu negocio. Conócelos y evíta a toda costa cometer estos 8 errores fatales de emprendedores.

1. Mala elección:

A pesar de lo que se pueda pensar, las relaciones laborales no deberían surgir tan orgánicamente. No basta con conocer a alguien por uno o dos meses para hacer equipo y aplicar juntos un proyecto, puesto que estarías basando tu negocio en una relación entre fundados muy débil.

Ten mucho cuidado de elegir correctamente a tu cofundador, porque la relación va a ser puesta bajo presión una y otra vez durante los próximos siete años más o menos, y si no tienen una base sólida, probablemente la compañía morirá.

2. División accionaria desigual:

Incluso si tú has estado trabajando en el proyecto durante seis meses antes de que otras personas se unan, lo ideal sería dividir las acciones de manera uniforme. Piensa en el largo plazo, y no en compromisos de a lo máximo un año. ¿Quieres que las personas que serán tus socios se sientan completamente comprometidos? Entonces anímalos poniendo a su disposición la misma cantidad de acciones.

3. No hay liderazgo claro:

Es común que cuando un grupo de amigos empiezan una empresa, no se visualice bien quien es el líder. Si se trata de un trío de amigos de escuela, pueden sentirse como ‘¿por qué él está a cargo y no yo’ y algunas personas iniciarán una lucha por eso. Es algo con lo que se debe tener cuidado, porque entonces las cosas no se hacen de la manera más eficiente.

¿Malos comentarios? Aprende a manejar las críticas para crecer con tu negocio

4. Tener presente la finalidad:

Un gran asesino silencioso de startups en fase inicial es estar distraído. Hay tantas cosas que los fundadores pueden estar haciendo pero que no están relacionadas con el desarrollo de un producto: tomarse un café con un inversor, la generación de un consejo de asesores, etc. Son actividades importantes durante el desarrollo y crecimiento de la propuesta, pero no en la fase inicial, la cual debe estar completamente dedicada al producto en sí.

5. Ojo con las adqui-contrataciones:

Las grandes empresas a veces compran empresas en fase muy temprana sólo por el equipo de trabajo. Las compañías están tan desesperadas por contratar que muchas de ellos están recurriendo a las adqui-contrataciones donde compran las empresas desde el principio, se deshacen del negocio y mantienen al equipo de programadores talentosos.

6. Desconocimiento del problema:

Las empresas de éxito provienen de verdaderos problemas de la vida, problemas que necesitan ser resueltos. Tienes que asegurarte de que tu idea ha evolucionado orgánicamente y surgió de un problema que has tenido, y no de una solución improvisada a un problema del que no sabes mucho.

7. Ser incapaz de manejar la montaña rusa:

Un día puedes estar en la cima del mundo, pero las cosas cambian en un segundo y día siguiente alguien revisa la caja y comprueba que no hay dinero. Esa situación es tan dramática que mucha gente no puede manejarla. Tienes que entender los niveles de rechazo que vas a enfrentar.

8. Fuera de control:

Mantener el control de los costos es muy importante si se quieren aumentar las probabilidades de subsistencia mientras se obtiene financiamiento.

Pagar más de la cuenta por costosos nombres de dominio y videos llamativos es un gran problema. Los fundadores gastan miles y miles de dólares en sus nombres de dominio porque están casados con el nombre de la empresa cuando no tienen ni siquiera un producto aún. Gasta en lo verdaderamente importante.

Fuente: Forbes