Inicio Gestión y Liderazgo Escuchar música en el trabajo mejora la productividad

Escuchar música en el trabajo mejora la productividad

Compartir

Son diversos los estudios que se han realizado para analizar el efecto de la música en las personas mientras trabajan. Y todos han llegado a la misma conclusión: escuchar música durante las horas de trabajo incrementa la productividad de las personas. Y es que los sonidos melódicos ayudan a motivar la secreción de dopamina en el área de recompensas del cerebro, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo además de una mayor predisposición para realizar tareas.

Así, la felicidad y la productividad van de la mano: mientras más cómodos se sientan nuestras trabajadores (y nosotros mismo) más contentos estarán de hacer su trabajo, lo cuál conlleva que se vuelvan mucho más productivos.

Pero antes de poner la radio a todo volumen, tenemos que tomar en cuenta una serie de factores para encontrar la música adecuada para nuestros trabajadores y para nosotros mismos.

Por ejemplo, debe tomar en consideración qué tipo de trabajo realizan las personas, puesto que los sonidos de percusión aceleran el ritmo de nuestros latidos y nuestra respiración. Si las personas deben hacer una labor calmada, debe evitar canciones con demasiada percusión, para evitar que los trabajadores se sientan ansiosos.

Además, si compartirán un sólo tipo musical en la oficina, debe tratar que se llegue a un acuerdo en el que no se incomode a nadie, ya que todos las personas pueden tener gusto y estilos diferentes. Logre que lleguen a un acuerdo que no afecte el ambiente laboral.

Tampoco se trata de exagerar con el nivel de volumen, traten de mantenerlo moderado para que el cerebro lo identifica como un fondo sonoro, y no como molesto y estresante ruido. Recuerde además que, dependiendo la música elegida, esta se podría convertir en una distracción y un obstáculo para el trabajo. Sobretodo si es demasiado “alegre” o conocida como para incentivar a las personas a cantarlas o a entrar en movimiento.

Recuerde: si bien la música ayuda a lidiar con el trabajo y nos mantiene relajados, no significa que no debamos conversar más con las demás personas del trabajo. Salga a dar una caminata, tome un poco de aire y converse con los demás para recargarse de energía y volver al trabajo.