Inicio Emprender con exito Esta es la increíble historia de emprendimiento de Ricardo Morán

Esta es la increíble historia de emprendimiento de Ricardo Morán

Compartir
Ricardo Morán, Maricarmen Marín, Katia Palma y Rodolfo Aguilar forman parte del equipo de Rayo en la botella. (Foto: Facebook)

Detrás de lo que muestran las luces y las cámaras del programa Yo Soy, hay una gran historia de emprendimiento. El famoso programa de imitación es producido por Rayo en la Botella, una empresa que gracias al esfuerzo y rebeldía por ir en contra de lo establecido, se ha convertido en cuna de los programas más exitosos de la TV.

Así como muchos peruanos; Ricardo Morán, el conocido jurado implacable de Yo Soy, tomó un día la decisión de emprender, tras quedarse sin trabajo. Él junto a otras 7 personas que también eran empleados de la empresa donde trabajaba iniciaron un negocio del que no tenían idea de cómo comenzar, ni mucho menos desarrollar. Sin embargo, se atrevieron a hacerlo: crearon la productora de televisión Rayo en la botella.

Hicieron televisión sin saber cómo

El éxito que hasta hoy ha obtenido Rayo en la botella no hubiera sido posible si es que Morán y su equipo, hacían caso a los demás, a aquellas personas experimentadas en televisión que les decían que “no iba a funcionar” lo que estaban planeando lanzar. Pero ellos fueron en contra de lo establecido, dejaron lo tradicional de la televisión, se pusieron a investigar, trabajaron arduamente, fracasaron, pero igual continuaron porque creían en lo que estaban haciendo.

¿El resultado? Vimos a través de las pantallas, programas como La Banda, La Voz Perú, La Voz Kids y, actualmente, una temporada más de Yo soy (¡15 temporadas al aire!), todos ellos programas muy exitosos y premiados por la preferencia de los televidentes.

Moran cita la siguiente frase de Henry Ford: “Si hubiera preguntado a mis clientes qué necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido”. De la misma manera, él y su equipo decidieron no dar más de lo mismo a los televidentes, sino entregaron algo nuevo y que en verdad sí funcionaba.

Otro de los puntos fuertes que destaca Morán es su equipo de trabajo. Esas personas que iniciaron con él ese proyecto en el que nadie creía que iba a prosperar, fueron esenciales en su emprendimiento. Él cuenta que todos juntos, en un inicio, trabajaron casi las 24 horas al día y los siete días de la semana.

Todos estaban comprometidos con lo que hacían. Morán destaca que pudo lograr ello porque como líder les entregó autonomía, dominio y también propósito. Tres factores importantes que hicieron que cada uno de los integrantes de su equipo, dé lo mejor de sí.

Es de esta forma, un proyecto televisivo que apostó por brindar productos distintos al que estaban acostumbrados los televidentes, se trasformó en lo que es hoy Rayo en la Botella. Ahora, miles de personas se reúnen en familia, frente a sus televisores,  para pasarla bien viendo Yo Soy, uno de los programas más exitosos de la televisión.