Inicio Gestión y Liderazgo 2 estrategias para mejorar tu productividad como emprendedor

2 estrategias para mejorar tu productividad como emprendedor

Compartir
productividad como emprendedor

Si sientes que el día se te pasa y no logras hacer nada, es momento de dar una pequeña revisión a la manera en que gestionas tu tiempo, tus pensamientos y tus acciones. Sigue estos consejos si quieres mejorar tu productividad.

Las ideas van y vienen en tu cabeza. Los emprendedores suelen pueden tener en mente hasta 50 proyectos, pero ¿qué tan sencillo será para tu cerebro recordarlos más tarde? Lo primero que debes hacer es tomar pluma y papel y escribir los pensamientos que dan vuelta en tu cabeza.

Empieza escribiendo todos los proyectos que aparecen en tu mente, pero luego dales una forma exacta, determina qué tienes que hacer para hacerlos realidad y así lograrás definir acciones a tomar y resultados. De esta manera te preparás para ganar tiempo, puesto que tendrás que determinar cuál es la mejor manera de ponerte en marcha. Este es un ejercicio que te sirve no solo para poner en orden tus proyectos empresariales, sino que también es válido para cada acción a tomar en el día a día.

¿Estas listo para emprender? Averígualo con estas 5 preguntas

Básicamente, estás creando un inventario de las cosas que debes hacer cada día para aprovechar mejor tus horas. Así lograr crear un mapa que te guía por el mejor camino desde el inicio hasta el fin de tu jornada.

Para mantenerte siempre productiva, toma en cuenta estas dos estrategias básicas:

La regla de los dos minutos

Si puedes hacer algo en dos minutos debes hacerlo en ese momento. De lo contrario vas a pasar más tiempo organizándola en otro flujo de trabajo. Si no puedes hacerlo en dos minutos considera externalizarlas a otra persona, pero no pierdas de vista lo que has entregado a otros.

Mantenimiento

A partir de ahí el siguiente paso es mantener en el mínimo el número de pendientes acumulados, asegurándote de que estas listo para la sorpresa y el cambio. Reservar un tiempo cada semana para la reflexión es crítico. Cierra la puerta y da un paso atrás, se trata de administrar el bosque, no de abrazar el árbol.