Inicio Mejora tus finanzas Financiamiento para pymes: ¿crédito o capital?

Financiamiento para pymes: ¿crédito o capital?

Compartir

Si estás empezando, es hora de hablar del financiamiento para pymes, ya que no es lo mismo optar por obtener capital privado o solicitar un crédito bancario. ¿Cuál es la opción adecuada para tu empresa?

¿Crédito o capital? Al dar inicio a un emprendimiento nos tenemos que enfrentar a este dilema sin saber si nos conviene tomar un crédito con un banco o permitir el ingreso de un fondo de capital privado. Ambas son opciones válidas para el financiamiento de las pymes, pero cada una responde a necesidades de momentos distintos. Incluso, cuando sea el momento adecuado y la empresa sea solvente, podrá tomar ambos acreedores al mismo tiempo.

Te puede interesar: ¿Cómo conseguir financiamiento para tu empresa?

Para empezar, si una empresa tiene necesidades de crédito recurrentes y no tiene un flujo de efectivo constante, tiene que hallar la manera de seguir adelante. Usualmente la primera ronda de inversión que permite que estos negocios arranquen llega de parte de familiares y amigos, especialmente si se trata de empresas nuevas que no podrán conseguir la aprobación de banco a causa de tiempo de operaciones.

El siguiente paso, cuando la empresa ya ha colocado los cimientos para un negocio exitoso y un crecimiento sostenido, es hora de encontrar apoyo en los inversionistas ángeles, quienes no solicitan tantas garantías como el banco, pero sí buscan un proyecto sólido y bien argumentado.

Conforma la empresa sigue expandiéndose, es posible acercarse a las entidades bancarias en busca de un crédito, pero siempre tendremos que estar preparados para enfrentar fuertes pedidos de garantías. Recuerda: el momento adecuado para buscar un crédito es cuando tu empresa ya está en proceso de expansión y  estás en busca de un procedimiento explosivo y estratégico.

Te puede interesar: No cometas estos errores al pedir un préstamo para tu pyme

El fondo de inversión de capital es un recurso que se debe destinar para cuando la empresa ya tenga un tamaño considerable. Por una parte, acceder a un fondo de inversión permite atraer mejor capital humano a la empresa, además de verificar la eficiencia de determinadas áreas de la empresa. Pero, al mismo tiempo, puede representar un riesgo importante ya que se abre el nivel de participación accionaria y podrías terminar perdiendo poder sobre tu emprendimiento.

El objetivo es que al final, cuando la empresa esté madura, ambas formas de financiamiento convivan y se complementen.

Te puede interesar: Diez verdades del financiamiento de la primera empresa