Inicio Gestión y Liderazgo Gestión empresarial: ¿Está su empresa orientada al cliente?

Gestión empresarial: ¿Está su empresa orientada al cliente?

Compartir

La principal misión de una empresa es alcanzar resultados, y estos únicamente se pueden conseguir gracias a nuestros clientes. Entonces, ¿cómo puede usted orientar su organización al cliente? Sigue estos tips para mejorar tu gestión empresarial y obtener grandes resultados en tu negocio.

Orientar su empresa al cliente es prácticamente garantizar el éxito de esta. Pero para lograr este objetivo es necesario seguir una serie de consejos e implantar una política de orientación al cliente:

  • Investigue las necesidades. Conocer las necesidades de los clientes (tanto de los actuales como de los potenciales) es uno de los primeros pasos para orientarnos hacia estos. Conociendo sus necesidades podremos ofrecer un servicio más adecuado a nuestros clientes, pero también la mejor manera para hacerlo efectivo: mejores canales de distribución, de atención al cliente, servicios post-venta, etc.
  • Garantice su servicio post-venta. Uno de los mayores errores que existen en las organizaciones, actualmente, es pensar que la venta se finaliza con la transacción comercial. Facilitar todas las condiciones necesarias para resolver dudas, disponer de una política clara y transparente de devoluciones, y, en general, cualquier aspecto relacionado con la post-venta, puede ser una garantía para conseguir la fidelización de nuestros clientes.

4 factores clave para el éxito empresarial

  • Evalúe la satisfacción final de sus clientes. Para conocer el grado de satisfacción de sus clientes, diseñe encuestas para tal fin y establezca procesos para su implantación.
  • Forme a sus colaboradores. Dedique esfuerzos y recursos para desarrollar estas competencias entre sus colaboradores. Se trata de formar en habilidades relacionadas, básicamente, con la atención al cliente, como la comunicación, la gestión del conflicto o el control emocional, por poner unos ejemplos.
  • Esté abierto al cambio. El mercado y las necesidades de los clientes son cambiantes, por lo que tiene que huir de la rigidez y el inmovilismo. Su organización y, especialmente, los profesionales que la forman, tiene que estar abierta al cambio continuo, y pensar que lo que hoy es válido, seguramente, mañana no lo será.

Siguiendo estos consejos su empresa logrará posicionarse como una de las favoritas de los clientes, y será en gran parte gracias al buen trato que están recibiendo.