¿Hay edad para emprender?

    Compartir

    Cada etapa de la vida representa una oportunidad distinta a la hora de convertirte en tu propio jefe. Conoce las ventajas que brinda cada edad para emprender un negocio propio.

    ¿Sólo los jóvenes emprendedores tienen oportunidad en este competitivo mercado? ¿Es necesario ser mayor y contar con un amplio capital ganado con los años? Ni uno, ni lo otro. Ser un emprendedor es una realidad que no conoce de edades y en cada etapa de la vida se puede descubrir diferentes oportunidades para iniciar un negocio.

    Nunca se es demasiado joven o demasiado viejo para emprender un negocio. Hoy en día son cada vez más las universidades que promueven iniciativas empresariales de sus estudiantes, al igual que concursos públicos o privados que premian las mejores ideas de negocio de personas con experiencia.

    La principal dificultad que deberás enfrentar, sin importar tu edad al emprender, es conseguir el capital para hacer realidad tu idea de negocio. No basta tener la idea, sino que necesitas un plan de negocios bien preparado. Además, debes analizar tu capacidad para acceder a un credito. En este punto los más jóvenes podrían enfrentarse a problemas por falta de un historial crediticio, mientras que los mayores podrían encontrarse con dificultades si han tenido deudas acumuladas.

    Te puede interesar: Pasos para armar un plan de negocios exitoso

    Lo cierto es que un emprendedor joven tiene a su favor  la libertad que le da su edad, puesto que no tienen tantos compromisos familiares que enfrentar, sobretodo los solteros. Por ello, los riesgos que corre son menores y en caso de fracasar, les será más sencillo levantarse e intentarlo de nuevo.

    Están también los emprendedores que tienen ya una experiencia profesional y deciden emprender luego de algunos años de trabajar para otros. Ellos cuentan ya con el conocimiento del mercado, además de poder contar con una cartera de clientes previa que les permitirá ingresar más tranquilamente al negocio.

    Quienes más suelen temer son los adultos mayores. Para ellos, la jubilación no es un etapa de quietud, sino un momento para mantenerse productivos aportando sus conocimientos a nuevos retos. Puede ser un poco complicado adaptarse a las nuevas tecnologías, pero con el equipo adecuado de colaboradores podrán salir adelante gracias a su amplia experiencia.

    ¡Ten cuidado! Ni la juventud ni la experiencia te aseguran el éxito. No te confíes y estate siempre atento a la competencia, las innovaciones en el mercado y las nuevas posibilidades que ofrece tu entorno para que tu negocio siga creciendo.

    Te puede interesar: 7 secretos de tu competencia que harán que tu negocio crezca