Inicio Emprender con exito J.K. Rowling, la emprendedora literaria gracias a Harry Potter

J.K. Rowling, la emprendedora literaria gracias a Harry Potter

Compartir
Joanne Kathleen Rowling es la creadora de Harry Potter. (Foto: Shutterstock)

Ella es británica, de personalidad tímida pero con mucha imaginación; así es Joanne Kathleen Rowling la mujer que ha hecho posible que muchos niños y adolescentes en todo el mundo prefieran leer un libro antes que pasar tiempo frente a un televisor.

Y es que J.K. Rowling se ha convertido en una célebre emprendedora literaria por su serie de novelas dedicadas a las aventuras de Harry Potter. Ella fue quien escribió las  siete entregas de la serie, que equivalen a los cursos que el protagonista debe superar en la escuela de magia y hechicería a la que asiste cuando escapa de su realidad en casa de sus tíos.

Los inicios del emprendimiento

La misma J.K. Rowling afirmaba que nunca pretendió escribir fantasía y que la idea le surgió a partir de sus propios recuerdos de la infancia. Y es que desde muy pequeña, debido al trabajo de su padre, tuvo que mudarse constantemente junto con su madre y hermana.

Ellos se mudaron Winterbourne, una localidad británica en donde las niñas conocieron a muchos amigos en el vecindario, uno de ellos se llamaba Ian Potter. Aficionada a adoptar nombres extraños para los protagonistas y lugares de sus novelas, muchos años después Joanne tomó prestado ese apellido para dar vida a su famoso personaje.

LEE MÁS: Pequeña emprendedora crea dulces que no dañan los dientes

Durante la adolescencia J.K. Rowling escribió mucho, pero nunca se atrevió a mostrar sus manuscritos a nadie, a excepción de algunos divertidos cuentos. Cuando Joanne era joven estudió en la universidad lengua y literatura francesa, y a los 26 años, tras la pérdida de su madre decidió irse a Lisboa.

Allí enseñó su idioma materno y conoció a Jorge Arantes, un periodista de televisión portuguesa con el que contrajo matrimonio y tuvo una hija. Al poco tiempo se divorció y decidió regresar a su país de origen Gran Bretaña. Fue en este lugar y en este momento donde decidió acabar y publicar sus novelas sobre Harry Potter.

El camino hacia el éxito

Luego de 5 años terminó la obra de su vida: Harry Potter y la piedra filosofal. Joanne llevó su obra a distintas editoriales sin éxito alguno; sin embargo en 1997 consiguió por fin que la prestigiosa editorial británica Bloomsbury publicara el libro. Pocos meses después, Scholastic Press compró los derechos de la novela para EE.UU por más de 14.5 millones.

LEE MÁS: Yaqua, el exitoso negocio social de dos jóvenes peruanos

Más adelante, cuando escribía el segundo libro de la serie, Joanne entró en una fase crítica porque pensaba que estaba escribiendo una novela sin valor, a causa de su popularidad, el acoso de la prensa y el cambio de su estilo de vida. Sin embargo, las siguientes ediciones de los libros de la serie reafirmaron el éxito inicial y dieron lugar a un fenómeno literario.

Por su emprendimiento literario, J.K. Rowling, fue condecorada con el título Oficial del Imperio Británico y se convirtió, según la revista Forbes, en la tercera persona con más ganancias en su país.