Inicio Gestión y Liderazgo La ciencia de la productividad explicada en tres minutos

La ciencia de la productividad explicada en tres minutos

Compartir

¿Siente que le falta tiempo? ¿Las horas pasan y usted no terminó de hacer lo que se había propuesto? Todos queremos ser más productivos y hacer mejor cada tarea que realizamos, pero ¿realmente más significa mejor?

En este video, preparado por Gregory Ciotti y Mitchell Moffit, se explica como pasamos gran parte de nuestro tiempo con una idea errada sobre la productividad. No se trata de forzarnos a seguir haciendo la misma tarea, sino entender cómo es que nuestro cerebro trabaja y saber aprovechar esto para nuestro beneficio.

Algunos puntos a tomar en cuenta son:

  • La fuerza de voluntad no es suficiente. Algunos estudios sugieren que la fuerza de voluntad es una fuente que se agota y nos lleva al estado de cansancio y aburrimiento. Entonces, es el momento de ser más metódicos y dar paso a la acción.
  • Empiece. Parece obvio, pero en realidad se trata de la barrera más fuerte contra la productividad. Y es que antes de dar inicio a una tarea, nuestro cerebro se enfoca en lo complicada y trabajosa que esta es. Por eso, evita dar inicio y se enfoca en cambio en tareas pequeñas e insignificantes, como limpiar el escritorio, revisar el correo electrónico, ordenar la lista de pendientes, etc.
  • Trabaje de manera intencionada. Enfóquese en las tareas más difíciles y comience por ellas, pero tome siempre un descanso tras un buen periodo de trabajo intenso. No se trata de agotar toda su energía a lo largo del día, sino de planificarla en sesiones de trabajo y descanso.
  • Ponga fechas límites. Marque en un calendario la fecha límite para tener el trabajo terminado, y así incrementará sus posibilidades de completar su tarea.
  • Cree una tabla de responsabilidad. Escribir su progreso le permite saber a ciencia cierta qué consiguió a lo largo del día, en vez de tan sólo suponer lo que logró.  Para ello, separe una hoja en dos columnas: en la primera apunte el lapso de tiempo de trabajo, y en la otra documente lo que realizó durante ese tiempo.
  • Deje de hacer varias cosas al mismo tiempo. A pesar de que parezca estar haciendo más, estudios demuestran que el multitasking en realidad es menos productivo. Mejo prepare una lista de las cosas que debe hacer y elabore un plan de acción.

Son pequeños pasos que lo ayudarán a mejorar su nivel de productividad sin necesariamente agotar todas sus energías. Llévelos a cabo usted, pero promuévalos también dentro de su empresa para lograr un mejor nivel de trabajo en sus colaboradores.