Lecciones de Steve Jobs para tu pyme

Lecciones de Steve Jobs para tu pyme

Compartir

Steve Jobs es mundialmente reconocido como el genio salvador detrás de Apple. Fue su capacidad para ver más allá lo que le permitió destacar y crear una compañía líder en el mercado. ¿Qué características de este líder único puedes aplicar en tu pyme?

Si bien Jobs suele ser identificado como el hombre responsable del éxito de Apple, varias personas han señalado que gran parte de los logros de Steve Jobs están relacionados con su capacidad de rodearse siempre de los mejores profesionales, gente con talento, capaces de dar vida a los innovadores proyectos que el empresario tenía en mente.

Como buen emprendedor, Steve Jobs contaba con diversos rasgos que lo hicieron sobresalir y convertirse en el líder que Apple necesitaba. Estas son algunas de las mejores lecciones de Steve Jobs para emprendedores:

1. Conocimiento de los procesos

La planificación de las operaciones es un aspecto importante en toda empresa, pero no significa que puedas desvincularte de la “ejecución”. Como emprendedor, debes mantenerte al tanto de cada acción propuesta, tiempo que tomará ponerle en práctica, procedimientos estabelcidos, etc. Debes conocer el funcionamiento completa de tu empresa, desde la planeación hasta la ejecución.

2. Tomar la iniciativa

Un emprendedor es una persona con la capacidad de ver más allá, convertirse en un visionario y perder el miedo a los errores. Esa es una enseñanza clave de Steve Jobs, quien fue capaz de imaginar cosas que ni los clientes tenían en la mente.

3. Sabe con quien trabaja

Una frase común de Jobs era: “Los mejores gerentes son esas personas que nunca soñaron con serlo”. Forma un equipo de trabajo conformado por personas que sean capaces de aportar a tu empresa, no solo desde el punto de vista de una buena Hoja de Vida, sino en términos de innovación y talento diferencial. Aprende a detectar y reclutar a quiénes puedan, realmente, conformar una familia empresarial.

4. Hacer equipo con los mejores

Cuando Jobs comenzó con el desarrollo de Apple, en el garaje de su casa, no era un experto en la parte técnica. Eso no le impidió seguir adelante. Para eso se alió con Steve Wozniak, quien creó las primeras computadores, conocidas como Apple I y II, a mediados de los años 70. La lección en este caso es: si te juntas con gente de primera, los resultados son de ese tipo.

Comentarios