Inicio Gestión y Liderazgo Los 10 errores más comunes de un líder

Los 10 errores más comunes de un líder

Compartir

Todos nos equivocamos de vez en cuando… incluso los líderes. Pero eso no significa que no puedas aprender a corregir y evitar los errores más comunes de un líder.

Ningún líder es perfecto y es por ello que, a veces, puede ser descubierto cometiendo uno de estos errores muy clásicos, pero dañinos:

  1. Ser un líder egoísta. La gente siempre ve al líder y sus acciones siempre revelan su corazón. Si estás buscando que los demás trabajen para ti en vez de contigo, será muy fácil ver caer tu liderazgo.
  2. “Liderar” sin destino. Esto no puede llamarse liderazgo. El liderazgo siempre empieza con una imagen del futuro y con una visió clara de lo que se quiere obtener. Visión y objetivos siempre deben ir de la mano.
  3. Tener una pobre visón de la comunicación. La gran mayoría de los líderes, tal vez el 90% o más, no comunican suficientemente la visión. Si tu equipo no sabe por qué se esta esforzando, es muy poco probable que estén verdaderamente comprometidos con el trabajo.
  4. No estar dispuesto a cambiar. Los mejores líderes saben que el progreso está siempre precedido por el cambio. Atrévete a dar el ejemplo y sé el primero en cambiar las actitudes necesarias.
  5. Tener una estrategia confusa. La esperanza es una cosa maravillosa, pero no es un sustituto de un plan bien ejecutado y bien concebido. No te dejes llevar por ideales inalcanzables o poco preparados. Ten una estrategia guía para cada acción que emprendas.
  6. Mantener a alguien en el equipo que no puede hacer su trabajo. Si una persona no cumple su trabajo, no alcanza las metas establecidas o no es capaz de formar parte del equipo, es hora de evaluar su permanencia.
  7. No platicar con sus empleados. Son un equipo y tú eres su líder. ¿Cómo podrás conocer su actitud, ideas, dudas u objetivos, si no te acercas a ellos?
  8. Dar prioridad a las habilidades de liderazgo en lugar del carácter de liderazgo. Si tu corazón no está bien, nadie se preocupará por tus habilidades.
  9. No comprometerse con el aprendizaje permanente. Tu capacidad de crecer determina tu capacidad para dirigir. Deja de creer que ya sabes todo lo necesario y abre tu mente para descubrir un sinfin de novedades que podrás aprovechar.
  10. Hacer lo que siempre han hecho y esperar un resultado diferente. ¿Por qué insistir con el mismo sistema si ves que no está funcionando? Deja de dar vueltas por el mismo camino y mira más allá del horizonte para encontrar una nueva posibilidad.

Vía: Mundo Ejecutivo