Inicio Marketing ¿Las apps de taxis revolucionaron o dañaron el mercado?

¿Las apps de taxis revolucionaron o dañaron el mercado?

Compartir
Al margen que las apps de taxis perjudiquen el mercado, cubren una necesidad. (Foto: Shutterstock)

El mercado de servicio de taxis se ha visto dañado por aplicaciones que tenemos disponible para abordar un vehículo que nos traslade a un lugar determinado. Un informe de bbc.com, escrito por David Cuen, señala que apps como Uber han “cambiado el modelo de intermediación o cooperación por uno de perturbación”.

Y es que Uber, en vez de usar taxis públicos, la empresa realiza convenios con choferes particulares que cuentan con licencia de conducir. Además los usuarios de la aplicación pueden conocer el rostro del conductor, su ubicación y el tiempo estimado de llegada.

Es decir, esta app le da a los operadores privados la misma posibilidad de recoger a usuarios en la calle, afectando así a las personas que se dedicaban a brindar este servicio. Al margen de ello, trabajar bajo el sistema de Uber no sería tan rentable. Un conductor que usa esta aplicación para brindar el servicio explicó que Uber se queda con el 20% de la tarifa.

LEE MÁS: Ellos se hicieron multimillonarios gracias a startups. Conócelos

Sin embargo, como se menciona en el informe de Cuen, esta no es la única app que está perturbando el mercado. En San Francisco, Lyft es una aplicación que permite conectar a gente que necesita viajar en auto con un conductor que ofrece ser un taxista informal por algunas horas a cambio de una tarifa.

Por eso, las críticas de las empresas de taxis que sienten su negocio amenazado, no se han hecho esperar. Pero más allá de ello, como dice Cuen, están aprovechando una necesidad en el mercado. La demanda por cubrirla es tal que Uber, por ejemplo,  logró 258 millones de dólares en una ronda de inversión.

Por último, así como se brinda este servicio a través de una aplicación que es en sí un avance tecnológico, la regulación de este nuevo tipo de servicio de taxis podría estar en camino.