Inicio Ideas de Negocios Mermeladas caseras: un rentable y sabroso negocio

Mermeladas caseras: un rentable y sabroso negocio

Compartir

Uno de los dulces más sencillos de preparar en casa son las mermeladas. Bastan las ganas y el acceso a frutas frescas de alta calidad para dar inicio a este emprendimiento.

Una excelente manera de iniciar tu propio proyecto de emprendimiento desde casa puede ser dando el primer paso para tu empresa de mermeladas caseras. Un delicioso dulce al que casi nadie puede resistirse.

Así que si te apasionan los dulces, pero aún no sabes cuántas recetas podrías preparar, no pierdas más el tiempo y revisa en Internet, donde encontrarás cientos de recetas para todo tipo de dulces y mermeladas que podrás preparar desde casa. Aprovecha y explora el mercado de las mermeladas exóticas, con sabores nuevos y productos que quizás pocos se animan a probar tan solo porque aún no están en el mercado.

Otro nicho importante por explorar es el de las mermeladas orgánicas. Usa materia prima orgánica y métodos de elaboración basados en producción orgánica, creando así un producto puro y extraordinariamente sano. Incluso podrías solicitar una certificación para tu producto, e ingresar al exclusivo mercado de los productos orgánicos.

Por otro lado, un punto muy atractivo de este negocio es que no requiere un gran capital para iniciar. Puedes iniciar de a poco, con una producción pequeña que te servirá para ir consiguiendo tus primeros clientes. Mientras tanto, tendrás tiempo para ir experimentando con nuevos sabores, elegir el nombre adecuado para tu producto, buscar los mejores empaques, pensar en el diseño y mensaje de tu marca, etc. Incluso podrías ir preparando un catálogo impreso que luzca muy profesional, con fotografía y descripciones de tus productos.

También será importantes contar con un sitio web o blog donde puedas mostrar tus productos. Una herramienta indispensables son las redes sociales, las cuáles te permitirán llegar a nuevos clientes sin invertir tanto dinero en publicidad o anuncios.

Son muchas las empresas que han empezado de esta manera, con una producción casera y basadas en el entorno familiar. No se trata de aventurarse al vacío sin conocerlo, sino de aprovechar la oportunidad para ir aprendiendo y corrigiendo aquellos pequeños errores mientras aún hay oportunidad.

Ten presente que si bien puedes iniciar tu empresa como parte de un emprendimiento familiar, conforme vaya creciendo la demanda por el producto deberá aumentar también la cantidad de personal. A su vez, para aumentar la producción deberás adquirir más herramientas y máquinas, y quizás poco a poco ir pensando en un nuevo espacio más amplio que la cocina de tu casa.