Inicio Gestión y Liderazgo Networking: 3 errores fatales

Networking: 3 errores fatales

Compartir
errores networking

Constantemente hablamos sobre los beneficios del networking, y como lograr acercarnos a las personas de manera cuidadosa y efectiva. Pero para tener más claras las cosas, no está demás conocer 3 comportamientos que debemos evitar para no asustar a los demás.

El networking es una actividad necesaria en el mundo de los negocios, puesto que permite conocer a potenciales clientes, socios, inversores, o simplemente personas que te ayudarán a contactar con otras personas en el futuro. No existen las personas innecesarias en el networking, pero a causa de esta visión practica, hay quienes consideran a esta herramienta un trabajo forzado y poco sincero.

Pero desde el momento en que concibes al networking como un trabajo molesto y obligado, tus interlocutores sabrán que es así, sabrán que las sonrisas y el interés son falsos, y no tendrás la más mínima oportunidad de lograr una interacción real. Para evitar que esto suceda evita estos tres comportamientos:

No llames ni escribas friamente

Gracias a las redes sociales como Facebook o LinkedIn, o incluso a través de una sencilla búsqueda en Google, no es complicado encontrar un contacto en común con la persona que te interesa conocer. No les escribas a ciegas, ni tampoco los llames para presentarte de manera desesperada. Lo mejor será conseguir un contacto en común que los pueda presentar y, a partir de ahí, podrás solicitarle a tu nuevo contacto una reunión para conversar sobre los temas que te interesan.

7 secretos de tu competencia que harán que tu negocio crezca

No cuentes la historia de tu vida

A nadie le gusta perder el tiempo escuchando como otra persona habla solitariamente sobre toda su carrera profesional. Es sencillo: los aburrirás y ya no te prestarán atención ni aceptarán otra posible reunión. No hagas que las personas se arrepientan y deseen nunca haber aceptado reunirse contigo. Para darte a conocer, en vez de hablar 30 cosas sobre ti y cansar a tus interlocutores, di solo 3, puntuales, precisas y prácticas.

No esperes que te lean la mente

Si pasaste quince minutos de la reunión hablando sobre ti, tu historia y tu carrera, para luego simplemente quedarte en silencio y mirar a los demás, entonces ya pasaste de un pequeño error a un a catástofre. Se claro sobre qué es lo que estás buscando y dilo. No te quedes esperando que sean los demás quienes lo descubran, preséntalo de una manera directa y concisa.