Inicio Mejora tus finanzas Pasos para crear un fondo de emergencia

Pasos para crear un fondo de emergencia

Compartir
fondo de emergencia

Además de continuar aumentando tus ahorros, siempre debes tener una cantidad almacenada para cubrir los eventos que se encuentran fuera de nuestro control. Aprende cómo crear un fondo de emergencia y los beneficios que puedes obtener.

Enfermarse, que se dañen los electrodomésticos o un accidente eventual puede acarrear costos inesperados, para los cuales siempre debemos estar preparados, de modo que no afectemos nuestro curso financiero, ni la cantidad ahorrada que tenemos para nuestros proyectos y planes.

Entonces, ¿cómo puedes crear tu fondo de emergencia?

1. Designa una cantidad mensual para direccionar al fondo de emergencia. Esta cantidad depende de las circunstancias personales: con qué ingresos cuentas tú o tu familia, cuántas personas están a tu cargo y qué otras opciones tendrías para encontrar dinero rápidamente en caso de necesidad.

2. Se recomienda acumular un fondo equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales, es decir, lo suficiente para pagar el alquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese periodo. Por ello, es necesario que te preguntes qué cantidad ahorrada te daría seguridad, y la fijes como objetivo.

3. Para empezar, aparta una cantidad razonable (por ejemplo, S/. 1,000) como fondo de emergencia. Y todos los meses, destina por lo menos una parte del ahorro a este fondo hasta cubrir la cantidad objetivo. A partir de entonces podrás fijar un tope más alto y, poco a poco, lograr tener la cantidad esperada.

¿Cómo reconocer una burbuja financiera?

4. Si ya alcanzaste tu meta, revisa periódicamente la cantidad que se necesita en el fondo de emergencia e increméntela si ha quedado desfasada.

No olvides que se trata de un fondo para emergencias, situaciones que pueden ocurrir en cualquier momento y de manera inesperada. Así que es importante que el dinero esté disponible en el instante que sea necesario. Evita llevar este dinero a cuentas destinadas al pago de recibos o tarjetas de crédito, o en depósitos a plazo fijo demasiado largos.

Tampoco es bueno considerar colocar este dinero en productos de riesgo, acciones, fondos de inversión de renta variables o renta fija a largo plazo. Recuerda que se trata de tu colchón de seguridad, y lo mejor es no correr riesgos con este dinero.

Por último, recuerda que si bien para el fondo de emergencia la disponibilidad y seguridad son más importantes que la rentabilidad, eso no significa que debas tener el dinero sin producir nada. El equivalente a seis meses de gasto puede ser una cantidad considerable, por lo que no resulta una mala idea buscarle, aunque sea, el mínimo de rentabilidad.