Inicio Emprender con exito El perfil de la mujer emprendedora latinoamericana

El perfil de la mujer emprendedora latinoamericana

Compartir
mujer emprendedora

Cada vez con más fuerza, las mujeres latinoamericanas están ingresando al mundo de las empresas mediante sus propios esfuerzos. Este es un hecho que ha cobrado mucha fuerza especialmente en nuestro país, donde es cada vez mayor la cantidad de mujeres que deciden convertirse en emprendedoras.

Si bien en la región latinoamericana, las mujeres emprendedoras tienen marcadas diferencias unas de otras, sí es cierto que existen rasgos en común que se pueden observar en una gran mayoría. Estas son las características que dan forma al perfil de la mujer emprendedora latinoamericana de hoy en día:

1. Son cada vez más jóvenes (menores de 35 años). Predominan las casadas o con pareja, con hijos y en bastantes casos han experimentado una separación. Suelen emprender más por necesidad que por gusto.

2. Tienen niveles educativos altos, con grado universitario en casi un 50%.

3. Dedican más tiempo al trabajo empresarial que al hogar.

4. En su gran mayoría, más del 65%, son socias de micro empresas o de pequeñas empresas con una antigüedad no superior a 10 años.

5. Suelen ser responsables, comprometidas, abiertas al cambio, tanto en la organización como en las relaciones laborales, aunque presentan un temor natural a las innovaciones de tipo tecnológico.

¿Quieres iniciar un negocio y convertirte en una emprendedora? Toma nota de estas ideas para empezar una empresa desde tu casa. 

La mujer prefiere cada vez más tener su propio proyecto profesional. El emprendimiento es atractivo para ellas porque les permite realizarse profesionalmente, y revalorarse en una sociedad que durante muchos años ha decidido ubicarlas en un contexto inferior.

El sueño de emprender cuenta con dos obstáculos importantes: la falta de una adecuada preparación académica, por un lado, y el casi nulo apoyo familiar o social, por otro. Si a la deficiente formación y al difícil equilibrio entre trabajo y familia, unimos la falta de experiencia empresarial (administración, logística, marketing, negociación), emprender se convierte para la mujer en una gran odisea. Sin el apoyo correcto, el emprendimiento no es viable o se estanca a un nivel de mera supervivencia.

Más allá de todos los obstáculos, las mujeres siguen luchando por ellas y por sus familias, sacando adelante sus propios proyectos empresariales. ¡Que nada las detenga!