Inicio Gestión y Liderazgo Phishing y estafas por Internet: ¿Qué precauciones debo tomar?

Phishing y estafas por Internet: ¿Qué precauciones debo tomar?

Compartir
estafas internet precauciones

Phishing y estafas por internet, conoce a qué te enfrentas cuando navegas por la red y cuáles son las precauciones que debes tomar para evitar ser víctima de crímenes cibernéticos.

Cada vez usamos Internet para más y más cosas: compras para la casa, conversaciones con los amigos, consultas bancarias, etc. Y es ahí cuando comenzamos a descuidarnos y nos volvemos vulnerables para las estafas en la red.

El phishing se inicia con la recepción de un correo electrónico, aparentemente desde un organismo oficial o desde una entidad bancaria, que indica que debido a algún error o modificación en sus datos el receptor debe confirmar determinada información. Si contestamos a ese requerimiento y facilitamos esos datos estaremos entregando en bandeja a los estafadores una información clave que podrán utilizar contra nosotros.

¡Atento! 10 errores informáticos que podrías estar cometiendo con tu empresa

Hay muchas modalidades de phishing, el más habitual es cuando recibimos un correo supuestamente de parte de nuestro banco, en el que se nos indica que, a causa de un problema, se ha perdido información con nuestros datos personales y bancarios y por ello nos solicitan que entreguemos los datos de nuestra tarjeta de crédito, claves de acceso a banca electrónica, etc. Pero, obviamente, no se trata de ningún correo real de nuestro banco, y en realidad son estafadores a la espera de recibir nuestros datos para realizar transacciones a nuestro nombre.

Y a pesar de todas las recomendaciones que hacen los bancos sobre no confiar en correos electrónicos que pidan datos personales, no siempre es sencillo detectar los correos falsos, sobre todo cuando la apariencia del que envía el correo puede llegar a imitar de manera muy realista a una entidad verdadera. En todos los casos debemos descartar el envío de cualquier tipo de información personal por correos electrónicos, mensajes de texto o páginas web señaladas dentro del mismo correo.

Si tenemos dudas sobre si efectivamente el correo es real, lo que debemos hacer es ponernos en contacto con la entidad emisora, bien por teléfono o de manera presencial en alguna de sus sedes, y verificar si han sido ellos realmente los que han enviado dicha solicitud. En la inmensa mayoría de los casos, por no decir siempre, comprobaremos que ha sido un intento de engaño.