Inicio Gestión y Liderazgo Productos para cada género, ¿son realmente distintos?

Productos para cada género, ¿son realmente distintos?

Compartir
Los productos fabricados para mujeres, por lo general cuestan más. (Foto: Shutterstock)

El mercado nos ofrece una infinidad de productos que se dirigen a distintos segmentos de mercado. Los criterios de segmentación son varios, pero el que concentra a un mayor número de consumidores, son los productos lanzados al mercado según el género.

La lista incluye productos tan diversos como champús, afeitadores, jabones, cremas y hasta juguetes para los niños. ¿En qué se diferencian? En la mayoría de casos  en el color y el envase. Entonces, ¿por qué los fabricantes optan por adjudicarle un género a sus productos? La respuesta es simple: porque en ocasiones impulsa las ventas.

LEE MÁS: ¿Cómo usar la Marca Perú en tus productos?

Una muestra de ello, por ejemplo, es que un comercial de Legos en 2012 -con bloques rosados, dirigido a las niñas- impulsó nada más y nada menos que en un 25% los ingresos globales de la compañía, según yahoo.com. Y es que los productos que diseñan sus productos según el género, se diferencian más que todo porque el de mujeres cuesta mucho más.

Un reportaje del diario The Washington Post en 2015 reveló que el Departamento de Asuntos del Consumidor de Nueva York comparó cerca de 800 productos en sus versiones masculina y femenina y determinó que eran prácticamente idénticos, excepto por el envasado.

También descubrió que los artículos comercializados para las niñas y las mujeres cuestan en promedio 7 por ciento más que productos similares destinados a los niños y hombres, algo que algunos medios han dado en llamar “el impuesto rosa”.

LEE MÁS: ¿Cuáles son las diferencias entre hombres y mujeres al comprar?

Además del costo, lo que hacen las marcas al diferenciar sus productos según el color del envase, por ejemplo, es  responder y reforzar estereotipos. Esos que la sociedad, actualmente, busca eliminarlos.

El video que te acabamos de mostrar es una muestra clara de cómo las marcas, a través de sus mensajes publicitarios, resaltan estereotipos tradicionales. Otro punto importante es que las marcas no harían aquella diferenciación de productos si es que los consumidores no lo demandasen. A pesar de ello, las marcas aprovechan de  este supuesto ‘exclusivismo’ para obtener mayores ganancias.

En Nueva York, tal diferencia está prohibida por regulaciones estatales. También el estado de California y el condado Miami-Dade de Florida prohíben cobrar más a un sexo que a otro, por el mismo servicio. ¿Algún día ocurriría lo mismo en nuestro país? No lo sabemos, lo que sí estamos seguros es ahora pensarás más de dos veces antes de comprar- y pagar- por un producto exclusivo para tu género.

LEE MÁS: “Como una niña”, la impactante campaña publicitaria de Always