Inicio Ideas de Negocios Profesor particular: 5 consejos para convertirte en uno

Profesor particular: 5 consejos para convertirte en uno

Compartir

En el mundo actual existe una tendencia por la enseñanza personalizada. Los padres hoy en día quieren que sus hijos potencien alguna materia en específico en la que son buenos; o en otros casos, una materia con la que tienen bajas calificaciones. También se buscan profesores de música o docentes que ayuden personas a sobresalir en el instituto o universidad. Con la alta demanda de profesores particulares, convertirse en uno es una idea de negocio rentable.

A veces, no es necesario que tengas un título de profesor ni que hayas estudiado Educación. Sin embargo, hay puntos que sí debes considerar y consejos que te ayudarán a ser un profesor particular por excelencia.

Prepárate: Supongamos que eres un ingeniero de sistemas y quieres impartir clases de computación, o has estudiado Ingeniería y eres experto en todos los rubros de la matemática. Antes de dar clases a tu alumno, debes enfocarte en aquello que vas a enseñar y cómo lo harás.

Una de las razones por las que los alumnos reciben clases particulares es por su falta de atención en la escuela, instituto o universidad. Si no tienes tacto y no te enfocas en las debilidades y fortalezas del estudiante, tampoco aprenderá contigo. Si no aprenden, no logras tu objetivo; y con ello, no obtendrás una buena recomendación.

Comunicación y oratoria: Aunque seas muy bueno en lo que hagas, tengas la experiencia y quieras transmitirla a tu  alumno, una mala comunicación causará confusión y falta de entendimiento. Si eso es lo que te falta, alístate en clases de oratoria que te ayuden a mejorar tu comunicación, tus ideas y faciliten lo que quieres expresar.

Concéntrate en la publicidad: Conseguir alumnos por recomendación es fácil, pero al inicio puede que no tengas nadie que te recomiende. Crea una página web, un blog y un Facebook profesional. La presencia digital no es costosa y te ayudará con la presencia en Internet. Serás más fácil de ubicar y tu información (habilidades, experiencia, conocimiento) estará a disposición de todos.

Fija un precio: Compara en el mercado laboral cuánto es lo que cobran otros profesores particulares en base a la experiencia y conocimiento. No querrás ofrecer un precio desbordante ni tampoco cobrar algo que no se ajuste a la realidad.

Pasión y planificación: No impartas clases particulares solo con la idea de ganar dinero. Enseñar a un alumno en una habitación o a 100 alumnos en un salón requiere pasión por lo que se hace. Si te frustras, te hartas o no logras tu objetivo, todos saldrán perjudicados.

Cada clase debe ser planificada. Evalúa las materias, separa todo por capítulos, prepara tus ejercicios y habla con los padres sobre qué es lo que se puede lograr en determinado tiempo y qué no.