¿Qué es el coaching y por qué usarlo en las empresas?

¿Qué es el coaching y por qué usarlo en las empresas?

Compartir
El coach es el especialista que trabaja para 'sacar' el potencial del equipo de trabajo. (Foto: Shutterstock)

Un claro ejemplo de la efectividad del coaching lo podemos ver en la película “El Discurso del Rey”. De acuerdo a la trama, el personaje principal, – el rey-,  era tartamudo y por en ende, casi imposible que pueda hablar en público; sin embargo, logró dar un excelente discurso que llegó a cautivar a todos los que lo oyeron.

¿A qué se debe su éxito? Pues básicamente a quien estuvo detrás de la solución del problema: su maestro. Él fue su impulsor para superar esos obstáculos que le impedían lograr lo que tanto anhelaba (dar un discurso). De igual forma, los coach se encargan de asistir a las personas para que puedan alcanzar sus objetivos.

Y es que a veces es necesario que haya alguien detrás nuestro para que nos ayude a desarrollar esas capacidades, habilidades, definir bien las metas y otros aspectos más que conlleven a que podamos desarrollar todo el potencial que tenemos. En esa misma línea, aplicar el coaching en las empresas está enfocado al capital humano.

Bien sabemos que las personas que conforman los equipos de trabajo son los verdaderos autores y responsables de la competitividad de las empresas, y si ellos desarrollan su verdadero potencial, la productividad de los mismos será mayor. Por eso, actualmente muchas compañías buscan la ayuda de un especialista para que aplique el coaching en su organización.

Pero ojo, la intervención de un coach en las empresas no solo las beneficia a ellas, sino que también tiene un impacto en la vida personal de las personas. Así que si hay la necesidad de contar con el coaching para que un negocio se desarrolle, adelante.

LEE MÁS¿Cómo llevar a la acción lo que nos proponemos en la vida?

¿Cómo saber si mi equipo de trabajo necesita de un coach?

Identificarlo dependerá de que presenten por lo menos dos de los síntomas que a continuación te mencionamos:

  1. Si hay un bajo nivel en motivación, rendimiento, proactividad, compromiso, trabajo en equipo, cooperación, rentabilidad.
  1. Si hay un alto nivel en conflictos internos, tareas inacabadas, ideas no realizadas, tiempo invertido en la solución de problemas, insatisfacción de clientes, estrés.
  1. Si no marchan bien los siguientes aspectos: estabilidad laboral, coordinación, eficiencia y eficacia, gestión del tiempo, optimización de recursos, cultura organizacional.

Es pertinente también que sepas que cuando hablamos de coaching para las empresas no solo nos referimos de su aplicación en los empleados que la conforman, sino que también incluye al emprendedor en gran medida porque es él la cabeza  de la organización. En tu caso, ¿crees que requieres de coach para ti o tu negocio? ¡Cuéntanos!

 

Comentarios