Inicio Gestión y Liderazgo Qué son los cluster y qué beneficios tienen para la pyme

Qué son los cluster y qué beneficios tienen para la pyme

Compartir
Un cluster es, ante todo, un cambio radical en nuestra manera de hacer negocios.

Comenzar a ver a nuestra competencia como aliados potenciales no es una idea fácil de asimilar, pero puede representar un importante cambio para el desarrollo de nuestro negocio. Descubre qué son los cluster y como, gracias a ellos, puedes mejorar la competitividad de tu empresa.

Un cluster es, ante todo, un cambio radical en nuestra manera de hacer negocios. Si normalmente vemos a otras empresas que desarrollan el mismo giro de negocio que nosotros como competencia, la generación de cluster nos propone comenzar a verlas como aliados para, a su lado, generar soluciones que permitan mejorar la competitividad y elevar la calidad de nuestro productos y servicios.

Para definirlo de manera práctica, un cluster es un conjunto de empresas pertenecientes a diversos sectores, ubicadas en una zona geográfica limitada e interrelacionadas mutuamente en torno a mercados, tecnologías y capitales productivos afines, formando un sistema interactivo en el que pueden mejorar su competitividad.

La formación de cluster permite la consolidación de cadenas productivas, las cuales facilitan a las empresas el crear una ventaja competitiva sostenible gracias a la eficiencia colectiva y los vínculos estrechos de colaboración, mejor comunicación, presiones conjuntas y aprendizaje constante.

Pero no todo queda en manos de las empresas. La existencia de cluster empresariales sirve para los gobiernos como punto de partida para el diseño de políticas y programas de apoyo para los diferentes giros de negocio a potenciar. Por ejemplo, el apoyo para el comercio internacional de determinados productos o el acceso a financiamientos o fondos de inversión.

Dentro de los beneficios que pueden obtener las empresas al formar parte de un cluster, podemos mencionar:

  • Sobrevivir en la Globalización
  • Generar mayor valor agregado
  • Disponer de mayor poder adquisitivo
  • Ejercer poder de negociación en los mercados
  • Acceder a nuevos mercados

Por ejemplo, en el Perú tenemos el caso del Instituto Peruano del Algodón -IPA-, el primer cluster productivo que impulsó la Comisión para la Promoción de Exportaciones -PROMPEX-, en colaboración con el sector privado. La asociación involucra a 60 industrias del rubro de confecciones, tejidos, desmotadoras y empresarios agrícolas. Esta cadena enfrentó la pérdida de las características de dureza, resistencia y color del algodón peruano, inclusive del “pyma”, por lo que encaminó sus esfuerzos a invertir y llevar a cabo una investigación genética.

De igual modo, abarcando desde las curtiembres hasta los talleres de los productores está la Corporación de Cuero y Calzado, otro cluster. Con el respaldo de entidades promotoras, y la cooperación internacional y el programa Pro Calidad, el cluster opera desde la meseta del Bombón -Junín- donde busca promover la utilización del cuero de ganado ovino, hasta la denominada mesa de concertación, con las pequeñas empresas del calzado.