Inicio Gestión y Liderazgo ¿Qué tienen en común Terence Fletcher (Whiplash) y Steve Jobs?

¿Qué tienen en común Terence Fletcher (Whiplash) y Steve Jobs?

Compartir
Terence Fletcher y Steve Jobs
Ambos personajes guardan muchas semejanzas en la forma de gestionar sus equipos.

Además de la falta de cabello y la preferencia por la ropa negra, el cuestionado personaje de Whiplash tiene más en común con Steve Jobs de lo que te imaginas.

Whiplash, una de las cintas más aclamadas por el público y la crítica en los Premios Oscar 2015, nos dejó, además de grandes actuaciones, una interrogante que ha sido trasladada por diversos especialistas al mundo empresarial. ¿Cuál es el límite entre presionar a una persona para sacar lo mejor de ella y humillarla? Te sorprendería saber la cantidad de líderes que aplican en sus empresas técnicas similares a las del temido director de orquesta. Uno de ellos precisamente es la razón de este artículo. Pero antes, entremos un poco en contexto.

Whiplash es una cinta que relata la conflictiva relación entre Andrew, un joven obsesionado con convertirse en el mejor baterista de Jazz, y su maestro, Terence Fletcher, un director de orquesta con un método de enseñanza poco ortodoxo.

En esta escena vemos como Fletcher humilla a Andrew e incluso lo agrede físicamente.

Toda esta violencia por parte de Fletcher tiene una razón: exprimir a sus alumnos al máximo para que puedan convertirse en músicos exitosos. Aún si tiene que humillarlos, el director está dispuesto a hacer que al menos uno de sus pupilos pueda convertirse en el próximo referente del jazz mundial.

Yo no estaba allí para dirigir, quería que mis alumnos se esforzaran más allá de las expectativa

Terence Fletcher, justificando su forma de actuar

Ahora, te preguntarás: ¿Qué tiene que ver esto con Steve Jobs? Aquí viene lo bueno. Todos recordamos al fundador de Apple como un empresario brillante, un líder hecho y derecho cuyo nombre quedará grabado en la historia. Pues, parece que, al margen de su talento, Steve Jobs no fue siempre un líder ejemplar.

Medios prestigiosos como New York Times o Fortune han publicado artículos sobre el difícil temperamento de Jobs, de quien se dice, solía humillar en público a sus colaboradores. Una de las anécdotas más conocidas es la que se dio tras el lanzamiento de la suite MobileMe, la cual no fue del agrado de los fans de Apple. Jobs reunió a su equipo durante media hora para reprochar con duras palabras (y hasta insultos) su deficiente trabajo. La revista Fortune describió el momento como una ‘jornada de humillación’.

“Han manchado la reputación de Apple. Deberían odiarse los unos a los otros por haberse decepcionado entre ustedes”.

Steve Jobs en la polémica reunión con el equipo de MobileMe

Según el portal Gawker, Jobs siempre tuvo la reputación de ser un tirano que le gustaba abusar emocionalmente de sus trabajadores. ¿No es exactamente lo que Fletcher hacía en la cinta Whiplash?

¿El fin justifica los medios?

Definitivamente, Steve Jobs no fue el primero en aplicar estos métodos y probablemente no haya sido el último. Son muchos los que se apoyan de los resultados para justificar actos de este tipo. Sin embargo, ¿vale la pena cruzar la línea entre la severidad y la crueldad para conseguir resultados satisfactorios? Si el éxito se pone por encima de todo, valores como la ética y la confianza empiezan a perder sentido.

El mismo protagonista de la cinta cuestiona a su maestro sobre si el uso desmedido de la fuerza podría, más que impulsar al próximo genio, desalentarlo de su camino. Fletcher responde que el verdadero genio no se desalentaría. Pero, no podemos asumir que todas las personas sean iguales y tengan las mismas reacciones.

El debate continúa abierto, pues aún existen empresarios que aprueban y emulan los métodos de Steve Jobs.

Cuéntanos, ¿crees que los resultados pueden justificar este tipo de métodos?