Inicio Estilo de vida Rendimiento Laboral: ¿Por qué las 9 de la mañana es la hora...

Rendimiento Laboral: ¿Por qué las 9 de la mañana es la hora más importante del día?

Compartir
rendimiento laboral

Para la mayoría de los trabajadores, las nueve de la mañana es una hora crítica del rendimiento laboral por ser el inicio de la jornada de trabajo. ¿Cómo encaras esa primera hora del día a día laboral?

La mayoría, de forma automática, se ponen a trabajar sin pensar, retomando el trabajo que han dejado en pausa durante la jornada anterior. Pero esta no es la mejor forma de hacerlo. Por ser la hora más importante, es el momento en que debemos determinar qué haremos y qué dejaremos de hacer durante el resto del día.

Así que… ¿cómo piensas enfrentarte a ella?

Visión de conjunto

Al llegar a nuestro trabajo, lo primero que solemos hacer es ponernos a trabajar en aquello que creemos que tenemos que hacer. Pero lo hacemos de manera automática, sin tomarnos un tiempo para reflexionar previamente.

Lo mejor es dedicar cinco minutos para examinar nuestro trabajo, y darnos así un espacio para priorizar, delegar y enfrentarnos a nuestra jornada laboral de la mejor forma posible.

Gestión de tareas, proyectos y calendarios

Sabemos que no disfrutas de ponerte a pensar en todo lo que hay por delante en tu jornada laboral. Entre tareas, reuniones y proyectos, es posible que te agotes de tan sólo pensarlo. Pero es justo eso lo que debes hacer: dedícale unos minutos a comprobar qué tan avanzadas están las tareas, cuáles son los proyectos que tienen fechas límites, gestionar si todo está listo para la reunión, etc.

¿Es bueno tomar una siesta durante la jornada laboral?

Posponer el conflicto

Si el día previo terminó con un conflicto o una discusión que quedó pendiente, la primera hora del día no es la mejor para intentar resolver estos problemas.

Ya sea con un superior, un compañero de trabajo o alguien a tu cargo, a nadie le gusta empezar el día embarcado en medio de una discusión. Deja que pasen unas horas y todos podrán enfrentarse mejor a los problemas y encontrar una solución.

¿Revisar el correo? Sólo un vistazo

Si bien todos sentimos la necesidad de revisar nuestros correos electrónicos a primera hora del día, la verdad es que una de las más famosas normas de la productividad dicta que esta tarea debe ser retrasada al menos un par de horas.

Pero, en la vida real, es casi imposible resistirse a esta necesidad. Así que nuestro consejo es que dé un pequeño vistazo a su bandeja de entrada, y comprobará que la mayoría de los mensajes nuevos pueden esperar hasta más tarde para ser revisados y respondidos.

Evitar las distracciones

Trate que la primera hora del día sea para usted y para nada, ni nadie, más. Evite programar reuniones, llamadas o tener que lidiar con problemas externos y céntrese en lo fundamental sin distracciones.

Este consejo vale tanto para el trabajo en la oficina como para los momentos de ocio en las redes sociales: no revise notificaciones ni noticias. Recuerde: la primera hora del día es la más productiva… ¿quiere pasarla viendo videos virales o concentrándose en ese importante proyecto?

Descansar

Finalizada esa primera tarea importante, una vez comprobado qué es lo que tenemos por delante, cuando hemos tomado las riendas de nuestra jornada laboral, es momento de concedernos el privilegio de descansar. Desconectar por completo durante cinco minutos, y recuperar fuerzas para encarar lo que queda del día .