Inicio Emprender con exito Renzo Costa, la pasión por el éxito

Renzo Costa, la pasión por el éxito

Compartir

Marina Bustamante ha convertido a Renzo Costa es la marca peruana de cueros más importante en el mercado, un trabajo fruto del esfuerzo constante y dedicado.

Renzo Costa es una de las más grandes empresas del Perú, con reconocimiento incluso en el mercado internacional. Pero esta marca nació de la pasión de una pequeña Marina Bustamante, quien desde muy niña vio a su abuelo curtir el material. Con el tiempo, esta muchacha de Barrios Altos hizo de esta pasión una exitosa y conocida marca.

Apenas terminó el colegio, Marina sintió el impulso de emprender, por lo que empezó con un pequeño taller en el garaje de su casa. Pero su padre, como tantos otros progenitores preocupados por el futuro de los suyos, prefirió que su hija estudie una carrera universitaria.

A la vez que cursaba sus estudios de psicología en una conocida universidad, Marina seguía trabajando su pasión y dedicaba su tiempo libre a transformar el cuero. En su pequeño taller ideaba y confeccionaba carteras y correas de manera artesanal, para luego ofrecerlas por la ciudad. Con el tiempo, sus productos comenzaron a hacerse conocidos entre los dueños de las tiendas de la ciudad de Lima. Marina recuerda que, durante aquellos años, las clientas hacían cola para que ella les confeccionara una de sus originales carteras.

Aún en la universidad, Marina decide casarse y tiene su primer hijo. Durante dicho periodo es que Bustamante decide lanzarse a la aventura y alquilar una tienda en Jirón del Unión, a la que bautizó con el nombre de su primogénito: Renzo Costa.

A pesar que no contaba con un gran capital, Marina siguió trabajando de manera ardua hasta que, un día, apareció una dama trujillana que hizo un pedido grande de carteras. Con el adelanto recibido se puso atender la orden, pero Marina Bustamante supo aprovechar la oportunidad y colocó los pedidos en la vitrina de su tienda antes de entregarlos, lo que le permitió atraer más y nuevos clientes. Gracias a esta oportunidad Marina pudo contratar más personal y adquirir un local propio en la cuadra 5 del transitado Jirón de la Unión.

Desde entonces, Marina Bustamante ha tenido que enfrentarse a difíciles situaciones, como la época del terrorismo, en la que se vió obligada a salir del país junto a su familia; o la crisis de los años 1997 y 1998, durante los cuales el Fenómeno del Niño afectó el clima en el Perú y la gente dejó de comprar casacas de cuero. Pero ambas situaciones fueron convertidas en oportunidades: cuanto tuvieron que dejar el país en los años ochenta, Marina y su familia se dirigieron a Chile y abrieron locales Renzo Costa con una gran acogida; y cuando llegó el Fenómeno del Niño, la empresa aprovechó para incursionar en nuevos mercados como las billeteras y otros accesorios de cuero.

Hoy en día la marca Renzo Costa ha expandido sus horizontes y cuenta con presencia en importantes centros comerciales, como Plaza San Miguel y Jockey Plaza. Además exporta sus productos a exigentes mercados como los Estados Unidos, Alemania y Holanda. No faltan las dificultades pero son más los nuevos mercados que se abren para la calidad de esta exitosa emprendedora peruana.