Inicio Emprender con exito Robert Samuel, el hombre que fundó un negocio de venta de filas

Robert Samuel, el hombre que fundó un negocio de venta de filas

Compartir
El emprendedor Robert Samuel puede ganar hasta 1000 dólares en una semana. (Foto: viveusa.mx)

Para muchos de nosotros puede parecer una viveza, y para otros, una manera de ganarse la vida. Y es que la ‘venta de colas’, como se llama aquí en Perú al ofrecimiento de puestos en una determinada fila de gente que espera, por ejemplo, ingresar a un concierto, también se ha convertido en una excelente oportunidad de negocio.

Así lo demuestra Robert Samuel, el hombre que fundó “Same Ol Line Dudes”, una empresa que se dedica a la venta de ‘colas’. Sus clientes no son personas ricas, sino gente común que no tiene tiempo para estar durante horas haciendo filas, y prefiere pagar para que ellos lo hagan. Gracias al servicio que brinda, Robert puede ganar más de 1000 dólares en una semana, según Miranda Gomez de exportodo.com.

¿Cómo Robert Samuel decide emprender este negocio?

Todos inició en el 2012, Samuel fue despedido de su trabajo de representante de ventas en una compañía telefónica en New York, en Estados Unidos. Debido a su necesidad, cuando salió a la venta el iPhone 5, colocó un anuncio en una web ofreciendo hacer ‘cola’ por 100 dólares.

A las 8 de la mañana del siguiente día, después de estar 19 horas en la cola, sus ingresos habían llegado a 325 dólares, porque aparte de haber revendido una y otra vez su lugar, estuvo vendiendo sandwiches y licuados para alimentar a personas hambrientas que también estaban en la fila durante horas.

LEE MÁS: Oswaldo Hidalgo, el provinciano que logró el éxito con Vistony

Luego de darse cuenta de lo rentable que era hacer cola para después vender su lugar, decidió crear su empresa. Ahora Samuel y las personas que trabajan con él, hacen filas para recibir boletos a shows de TV, para lanzamiento de nuevos productos de Apple y Samsung, para clubs nocturnos, restaurantes y bares, para firmas de autógrafos de autores y artistas, etc.

Todo un negocio innovador, ¿verdad? Hay que tener en cuenta que no se requiere de un capital para iniciar y que, como todos andamos contra la hora, la demanda por este servicio es altísima. ¿Te atreverías a  emprender este tipo de negocio?