Inicio Gestión y Liderazgo Seis errores clásicos a la hora de emprender

Seis errores clásicos a la hora de emprender

Compartir
imagen empresa

Convertirse en un emprendedor puede ser un camino lleno de adversidades si no sigues los consejos adecuados. Pero así como es necesario que sepas qué hacer para acercarte al éxito, también es bueno conocer cuáles son las actitudes que podrían llevarte al fracaso.

Lo primero que debes tener en claro, es que no existe un perfil único e ideal de emprendedor, sino una serie de competencias, que no necesariamente deben ser reunidas todas por una sola persona. Por eso, el secreto reside en saber crear un equipo que se complemente de tal forma que entre todos cumplan con las características necesarias para alcanzar el éxito.

Por ello, aquí enumeramos los principales errores que podrías cometer en tu primer emprendimiento:

El primer error es no prepararse

Emprender sin pasar por un proceso de preparación física, mental y financiera, es un error. Crear empresa sólo porque se te ocurrió hacerlo en un momento determinado, es claramente una equivocación. Siempre debes tener en cuenta las fuentes de financiación existentes, el proceso de formalización a seguir, etc. Hay que pensar en la supervivencia del negocio.

No tener los demás problemas resueltos

A veces se quiere emprender siendo estudiante con gran carga académica, o con un empleo que no se puede dejar, y dedicarse al emprendimiento los fines de semana o por las noches. El emprendimiento es un trabajo de 24/7, realmente no va a ser sostenible crear una empresa con pocas horas de dedicación, entonces es necesario resolver primero los problemas básicos y ahí sí emprender.

Por moda o por responder a una convocatoria

Empezar un negocio porque todo se vuelca al tema del emprendimiento, o hacerlo solamente para aprovechar que hay recursos financieros de por medio, o incluso solamente para ver qué pasa. Sin embargo, emprender implica desafíos, dificultades y retos. Por lo que debes sentirlo como una vocación, ya que requiere de mucho esfuerzo.

7 errores que acaban con tu plan de negocio

Por influencia de alguien cercano

Porque mi pareja me dijo, o alguien cercano me invitó, entonces para no dejarlo solo, me involucro, cuando realmente no hay una concientización de lo que significa emprender.

Eso va a generar una desilusión en quien sí quería hacerlo como proyecto de vida, y ahí se pueden dañar las relaciones existentes, fuera de la decepción que puede sentir aquella persona al ver que no comparten sueños como se creía.

Pensar que es fácil

En este aspecto, podemos pecar en decir que el emprendimiento es para todos, cuando realmente no es así. Se requiere de unas competencias y características esenciales para tener probabilidades de éxito, y no todos las tienen o saben cómo conseguirlas. Por eso, pensar que esto es muy fácil porque en todas partes hay recursos y apoyo, no es algo real frente a todo lo que tiene que pedalear el equipo emprendedor para sacar adelante su proyecto.

Pensar que es rápido

Es un error frecuente darse plazos muy cortos para la puesta en marcha. Lo recomendable es plantearse unos escenarios realistas, dependiendo del tipo de proyecto y de las implicaciones que eso trae. Esto tiene que ver con prepararse, incluso a veces hasta hablar con la familia, socios o inversionistas, para que estén alineados y no se desesperen al no ver resultados en poco tiempo.