Inicio Gestión y Liderazgo ¡Ser papá te hace un mejor emprendedor!

¡Ser papá te hace un mejor emprendedor!

Compartir
Girl (5-7) covering father's eyes, holding card

A puertas del Día del Padre te tenemos una excelente noticia: ser padre te ha hecho desarrollar habilidades que favorecen tu éxito como emprendedor.

Muchos creen que es una tarea casi imposible ser padre y emprendedor a la vez, sobretodo por los altos grados de responsabilidad que requieren ambas tareas. Pero, en realidad, diversos especialistas coinciden en señalar que la labor de padre permite a los emprendedores desarrollar habilidades que son decisivas al momento de alcanzar el éxito empresarial.

¿De qué tipo de habilidades hablamos? Nos referimos, por ejemplo, a tu capacidad de gestionar mejor tu tiempo. Es cierto que emprender un negocio significa comprometerse con tu empresa, pero como padre has aprendido desde antes a gestionar tu tiempo entre el que dedicas el tu hijo y el que dedicabas a tu trabajo, por lo que te será más sencillo aprender a dar un espacio a cada labor que debas realizar.

Además, también sabes que debes dedicarte a cada tarea al 100% mientras te encuentres realizándola. No puedes bañar a tu pequeño al mismo tiempo que lees un libro, así que cuando estés con tus hijos debes enfocarte completamente en ellos, y cuando estés ocupándote de tu empresa concéntrate solamente en ella.

Te puede interesar: Forma a pequeños emprendedores

Una recomendación importante es la manera en que distribuirás tu tiempo. Para ello, ten siempre en mente la regla de tercios: un tercio del día para el trabajo, un tercio para la familia, amigos y aficiones y un tercio para el descanso. Así, tu día queda dividido en tres bloques de ocho horas. Habrá ocasiones en que pasarás más tiempo trabajando, quizás 12 horas, pero entonces deberás compensar ese tiempo robado a tu descanso o a tu tiempo con la familia.

Y si ya pudiste lidiar con los conflictos de uno o muchos hijos, ¿no crees que te sera mucho más sencillo lidiar con un equipo en la oficina? Ya sabes lo qué es resolver un conflicto, la experiencia del día a día con tus hijos te ha enseñado a pensar antes de tomar una decisión y, definitivamente, has aprendido a controlar tus emociones en vez de explotar ante cualquier problema. Ten por seguro que ser padre te ha dado las herramientas para llegar más lejos en tu proyecto empresarial.